Este viernes, el Gobierno emitirá un decreto por el cual dará una "suma fija" de aumento salarial a trabajadores privados. En conferencia de prensa, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, confirmó que se trata de "una cifra fija para todas las categorías", y que será "a cuenta de las paritarias 2020".

"Vamos a subir los salarios más bajos de la escala salarial", sostuvo el ministro, y aseguró que con esta medida "1.300.000 trabajadores recuperan lo perdido en 2019".

Si bien en un primer momento se habló de sumas entre los $ 6.000 y los $ 9.000, finalmente el piso será de $ 4.000 y se pagaría en dos cuotas: $ 3.000 en enero y $ 1.000 en febrero. Desde la Casa Rosada señalaron que el monto pretende ser un "marco de referencia" para las negociaciones de cada sector, pero que no implica un tope de negociación.

Según el borrador del decreto -que se publicará en el Boletín Oficial este sábado- se trata de un incremento salarial mínimo y uniforme para todos los trabajadores y trabajadoras en relación de dependencia del sector privado, que alcanza a unas seis millones de personas. La medida no alcanza a los empleados públicos (para quiénes habría otro decreto).

En tanto, las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas que cuenten con Certificado MiPyME vigente, quedarán eximidas del pago de las contribuciones patronales con destino al Sistema Integrado Previsional Argentino, con relación al incremento salarial resultante del artículo 1, por el término de 3 meses o el menor plazo en que tal incremento sea absorbido por las futuras negociaciones paritarias.

Los detalles los ultimaron en Casa Rosada esta mañana el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero con los ministros Martín Guzman (Economía) y Moroni.

En los últimos días, Moroni fue quien mantuvo reuniones con cámaras empresariales y sindicatos para llegar a un acuerdo. El propio Alberto Fernández se metió en la discusión y envió un mensaje a los líderes sindicales, pidiendo que no hagan "pedidos desmedidos". “Queremos que las paritarias funcionen. Estamos tratando de garantizar un aumento mínimo”, dijo en diálogo con Radio 10.

Ayer, en conferencia de prensa, Cafiero sostuvo que la intención del decreto es "recomponer el bolsillo", pero rechazó que se trate de un bono, ya que la negociación busca un "acuerdo de suma fija a cuenta que haga subir los salarios de los que están más abajo".

Sin embargo, advirtió que "entendemos que eso no puede poner en crisis el funcionamiento de las empresas".

La medida se da luego de la reunión que mantuvieron representantes de sectores empresarios y gremiales con el Gobierno, donde se firmó el "pacto social", puntapié del Consejo Económico y Social, aunque se aseguró que allí no se trató la cuestión salarial.