El paquete de medidas económicas que anunció el miércoles Mauricio Macri para reducir el impacto de la crisis económica, no representa una verdadera eliminación de aumentos de tarifas y servicios.

Según un relevamiento periodístico, la presentación responde a una estrategia de comunicación de cara a octubre, dado que muchos de los tarifazos ya fueron realizados o no se implementará el congelamiento. 

“Creemos que, habiendo empezado a estabilizar la cuestión cambiaria, llegó el momento de traer un poco de alivio a los argentinos, que tantos esfuerzos hicieron en estos meses difíciles para todos”, recitaba el escrito de la Casa Rosada.

Sin embargo, tras un análisis de los valores tarifarios, se evidencia que algunos de los precios que se mantendrán fijos hasta octubre ya fueron remarcados o no representan una verdadera eliminación de aumentos.

Según aclara la periodista Paloma Bokser, la electricidad tenía un incremento programado de precios de un 48% hasta la finalización de 2019. De ese total, ya se efectivizaron 40 puntos, mientras que el anuncio presidencial suspende el 4% de marzo y el 4% de agosto, sólo en el caso de los hogares.

Dentro del sector comercial e industrial, dos de las ramas más afectadas, seguirán adelante  con los aumentos acordados.

Los incrementos de gas se mantienen acorde a lo anunciado meses atrás por el Ejecutivo. Serán tres, el primero del 10% en abril, 9,1% en mayo y 7,5% en junio y se diferirá el pago del 22% en las facturas de invierno, para que la última actualización tarifaria no sea tan fuerte durante los meses de mayor consumo.

Esa “diferencial estacional” se abonará en cuatro cuotas seguidas a partir de diciembre de 2019 y las facturas pasarán a ser mensuales a partir de julio, al igual que la luz. 

Lo mismo sucede con el agua, un servicio que mantiene el aumento del 27% de mayo, acumulando un 45% en el año. Este aumento, no contiene el precio de distribución que depende de las gestiones provinciales y pueden estar sujetos a aumentos.  

En cuanto a las tarifas de transporte, ya se habían efectivizado algunos aumentos durante el último año y medio en CABA y alrededores. Se trata de un aumento en el mínimo del boleto del colectivo, que pasó de valer $6 a $18, es decir, sufrió un incremento de más del 200%.

Los trenes de ramales Mitre, Sarmiento y San Martín, pasaron de un boleto mínimo de $4 a uno de $12,25, es decir más del 206%. El Belgrano Norte pasó de $2 a $6,75, más del 238%. El Roca y Belgrano Sur, de un mínimo de $2 a $7,75, un aumento de más del 287%.

Tal como aclara Bokser, el congelamiento será sólo para Ciudad y alrededores, ya que son los únicos que dependen del Estado nacional, mientras que los valores del transporte en el resto de las provincias puede aumentar según lo disponga cada gobierno local.