El miércoles a la mañana, fue el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, comentó que tiene "serias dudas” con las PASO porque "son un gastadero de plata”. El cálculo económico dice que se gastan cerca de $4.000 millones en la organización de las primarias abiertas. Más allá de su costo, también hay factores políticos y económicos que explican por qué el gobierno podría preferir saltar el proceso de primarias.

Pero el dirigente porteño no fue el único que criticó este mecanismo ideado por Néstor Kirchner para dirimir candidaturas. En el mismo sentido se expresó el candidato a presidente por Consenso 2030, Roberto Lavagna, que aseguró que las PASO "nunca le gustaron” y José Luis Espert, también candidato a presidente, remarcó que las PASO "son una encuesta carísima” y "un lujo que el país no se puede dar”.

Otros referentes políticos, como la líder del GEN Margarita Stolbizer y el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior Adrián Pérez, también manifestaron sus críticas. "Definido que ninguna fórmula presidencial tendrá PASO, es una oportunidad para un gran acuerdo que suspenda la obligatoriedad para esa categoría.  Madurez, respeto a la ciudadanía, disminución de costos inútiles y preservación del ambiente con menos emisión de papel”, consignó Stolbizer en su cuenta de Twitter.

Adrián Pérez explicó que, para eliminar las PASO, será necesario un "acuerdo político" y que se sancione una ley con mayoría especial en el Congreso de la Nación. "No hay forma de hacerlo con un DNU porque no se puede. Tendría que ser un acuerdo que pase por el Congreso y que se suspenda para esta coyuntura, que no va a haber competencia entre las fuerzas", precisó en diálogo con La Red ante el periodista Luis Novaresio, que el miércoles publicó una columna titulada: ¿Y si eliminamos las PASO?

El funcionario del ministerio del Interior agregó que, para eliminar las PASO, será necesaria una veloz reacción de todo el arco político, debido a que faltan apenas dos meses para que sucedan. Desde su lugar, ratificó que está de acuerdo con suspender estos comicios al "no haber competencia" intrapartidaria. "Cuando hay listas únicas, se pierde el sentido original de esta ley", afirmó.

Con dos de los tres principales frentes políticos dispuestos a eliminarlas, la gran duda es qué opinará el kirchnerismo sobre esta posibilidad. Los comandados por la fórmula Fernández-Fernández aún no dieron definiciones al respecto, pero dado que hasta último momento se negoció para evitar una interna entre Massa y Fernández, el mecanismo parece obsoleto.

En el Congreso del IAEF, la semana pasada, el consultor político Eduardo Fidanza fue categórico y remarcó que otra vez las PASO no tendrán otra utilidad que la de una encuesta muy precisa, aunque aclaró que pueden alterar el comportamiento de inversores y grupos de poder. En el mismo evento, tanto Daniel Artana como Carlos Melconian coincidieron en que un resultado contundente en las PASO pueden significar mucho para los mercados. Para Jaime Durán Barba, "si Cristina llegara a ganar las paso, puede haber un descalabro económico".

El análisis que realizaron es el siguiente. Si Mauricio Macri perdiese en las primarias por una abultada diferencia, la salida de capitales podría acelerarse, presionando sobre el valor del dólar. Ese esquema haría entrar al gobierno en un círculo vicioso en el que la imagen de Macri perdería aún más vigor por el correlato inflacionario que tendría una nueva sacudida cambiaria. Este escenario podría alentar al kirchnerismo a realizar las primarias. Sin embargo, con dos de los tres frentes principales dispuestos a eliminarlas, el acuerdo en el Congreso podría avanzar en tiempo récord.