Bono Dual: un “reperfilamiento” para septiembre y la reacción negativa de los mercados

El ministro decidió "castigar" a aquellos bonistas que no aceptaron canjear su deuda en pesos. Los bonos se desplomaron un 11% en sólo 24 horas.
El Canciller - Comentarios
@luis Alejandro La situación se está...

El ministro de Economía, Martín Guzmán, decidió patear hasta el 30 de septiembre el pago de los vencimientos del bono dual. La medida tiene lugar luego de la mala jornada financiera del lunes, en la que el Ministerio decidió decretar desierta la licitación para la colocación de nuevos bonos.

“Al igual que con la deuda en dólares, se pagarán los intereses al vencimiento, mientras que la amortización será postergada, en esta instancia hasta el 30 de septiembre del corriente año, de modo de poder contar con más tiempo para poder reestructurar este bono de una forma consistente con el resto de la reestructuración de la deuda externa”, expresó en un comunicado la cartera de Economía.

Te recomendamos leer

Además, Guzmán apuntó contra la “especulación” de los bonistas. “Este Gobierno no va a aceptar que la sociedad argentina quede rehén de los mercados financieros internacionales, ni va a favorecer la especulación por sobre el bienestar de la gente”, indicó el documento.

Esta postergación no alcanzará a “personas humanas”. Quienes, al 20 de diciembre de 2019, tenían un valor nominal menor a US$20.000 en este bono, tendrán un tratamiento distinto y cobrarán el pago del capital en la fecha estipulada (13 de febrero).

A la espera de la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional, pautada para el miércoles, Guzmán decidió cumplir con aquellos que decidieron pasar la deuda del Bono Dual, de dólares a pesos. “Quien lo trató o busque tratarlo en el futuro como un bono en pesos, recibirá un tratamiento consistente con el objetivo de reconstruir una curva sostenible de rendimientos en pesos”, argumentaron en el comunicado.

La reacción de los mercados

Mientras se cocinaba la decisión de reperfilar los vencimientos, en su territorio -la Bolsa- los acreedores privados reaccionaron. La cotización de los bonos en pesos se desplomaron hasta un 11%, los bonos en dólares cayeron hasta un 4,7% y el riesgo país se elevó un 2,1% para llegar a los 1.932 puntos básicos.

En tanto, las acciones argentinas en Wall Street bajaban un 3,6% y el Merval se contrajo un 1,14%.