Redobla la apuesta un Puigdemont imputado: “Soy el presidente legítimo”

El expresidente catalán, al menos según las autoridades españolas, compareció en Bruselas para aclarar que aún es el máximo mandatario. Además, negó estar pidiendo asilo político en Bélgica.
El Canciller - Comentarios

El ¿ex?presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, habló ante la prensa desde Bruselas y afirmó que continúa siendo “el presidente legítimo” de la GeneralitatAsimismo, agregó que no se encuentra en Bruselas para “pedir asilo político”, sino como Capital de Europa. Mientras tanto, la justicia española lo imputó por rebelón y lo citó a declarar.

Puigdemont en Bruselas


“No estoy aquí para pedir asilo político. Estoy aquí en Bruselas como capital de Europa. No se trata de política belga. Estoy aquí para actuar con libertad y seguridad”, afirmó Puigdemont; Y agregó: “Una parte del gobierno catalán se ha desplazado a Bruselas, entre ellos yo mismo, para hacer evidente el problema catalán en el corazón institucional de Europa y denunciar la politización de la justicia española“.

Puigdemont: “A partir del momento en que el gobierno español decidió de manera ilegítima cesarnos, nosotros no tenemos ninguna protección. Yo también he visto disminuida mi protección y seguridad, por eso hemos venido aquí”

Imputación


Al mismo tiempo, desde España, la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela citó al exmandatario junto a 13 exconsejeros del gobierno catalán a declarar luego de la imputación por rebelión y sedición. Los exfuncionarios deberán comparecer ante la justicia los días dos y tres de noviembre a las nueve de la mañana.

Puigdemont: “Si hubiera garantías inmediatas de un tratamiento justo, si me permitiera un juicio justo, independiente, con separación de poderes, lo que vemos en la mayoría de países europeos, sin duda retornaría de manera inmediata”

Además, la Justicia les impuso una fianza de 6,2 millones de euros que pidió la fiscalía, monto que deberá ser depositado en el plazo de tres días. La multa por incumplimiento del pago es el embargo equivalente a la suma solicitada.

Pena de 15 a 25 años


De acuerdo al Código Penal español, los máximos funcionarios catalanes pueden enfrentar condenas de 15 hasta 25 años por los delitos de rebelión y sedición.