Guillermo Nielsen, uno de los referentes económicos de Alberto Fernández, brindó una entrevista al diario brasileño Valor y dejó definiciones sobre las medidas económicas y financieras que podrían ser aplicadas en un eventual gobierno del Frente de Todos.

Nielsen consideró que el inicio de su gestión sería similar a la encabezada en 2003 por Néstor Kirchner, aunque marcó algunas diferencias: “sería con niveles de inflación mucho más bajos, tasas de interés más bajas y un control más estricto del gasto público”.

En otro pasaje de la entrevista, el economista recordó las políticas económicas del periodo 2003-2006 y aseguró que allí están sentadas las bases. “Pero, por supuesto, con algunos aspectos más amplios de la política social que caracterizaron al gobierno de Cristina (Kirchner). Pero la esencia de la política económica es volver a una política fiscal sólida lo antes posible y una política monetaria que permita que la actividad económica funcione en un modo de crecimiento, lo que no está sucediendo hoy en el país", agregó.

Por otro lado, se refirió a las regulaciones en el mercado cambiario, expresó su preocupación por los intereses de la deuda y mencionó la idea de impulsar un acuerdo de precios y salarios similar al de La Moncloa, que le permitió a España, hace ya 42 años, iniciar el camino de la modernización y la posterior integración a la Unión Europea (UE).

A continuación, los principales puntos de Nielsen:

Fondo Monetario Internacional: “Vamos a ver si coordinamos las metas con el FMI. Hoy tenemos un acuerdo y hay ciertas cosas que necesariamente tenemos que conversar con el FMI. No es que vamos a hacer lo que querramos. Pero debe haber una negociación. Vamos a buscar una renegociación de todo: pagos, plazos, términos; ver cómo podemos hacer a partir de una lectura realista de la economía y la política de la Argentina” 

Brasil: "Los países no tienen amigos ni enemigos, tienen intereses permanentes. Brasil tiene intereses permanentes en Argentina, y Argentina tiene intereses permanentes en Brasil".

Mercado de cambio: “En principio tendremos tipo de cambio flotante. Sin duda habrá algunos cambios a la política cambiaria actual de absoluta libertad en el mercado de capitales, que caracterizó al Gobierno de Macri y que fue muy negativa".

Deuda y gasto: "El nivel de deuda al que está sometida la Argentina exige que el país tenga superávit fiscal primario. Ya no es suficiente tener equilibrio fiscal. Esas necesidades van a crear tensiones en el Presupuesto. Tendrá que ser una gestión ajustada en el gasto”.

Petróleo, gas y Vaca Muerta: "Es necesario un nuevo marco normativo para petróleo y gas, diferente de lo que hay hoy. La idea es cambiar el tratamiento tributario y contable. O sea, un impuesto menor y aceleración de amortización de las inversiones. El impuesto de renta de las empresas sería de 20%".

Liquidación de exportaciones y retenciones: "Habrá limitaciones, pero muy razonables. Será requerido que los dólares que vienen de las exportaciones tendrán que entrar al mercado en un período determinado, de seis, ocho o doce meses, no sabemos bien, pero tendrán que ser liquidados”

Inflación: "No hay solución para la inflación sin una política fiscal sólida y una política monetaria no expansionista, dentro de la pauta que se planea de sobriedad fiscal”.

Precios y salarios: “Será propuesto un acuerdo social para poder bajar la inflación cuanto antes, algo parecido a lo que se hizo en España en la década del 70 con el pacto de la Moncloa. Será un acuerdo de precios y salarios muy importante”.

Tasa de interés real: “Es necesario que la tasa de interés real sea mucho más baja, uno o dos puntos en términos reales”.

Superávit fiscal: "La esencia en cuanto política económica es volver a una política fiscal sólida y fuerte y a una política monetaria que permita que la actividad económica funcione en un modo de expansión, lo que no está ocurriendo hoy”.