Preparan Joaquín y Blanck la salida de los camaristas que liberaron a Cristóbal

"Camaristas, jueces y fiscales, las tres instancias consultadas por Clarín, coinciden en sostener como si fuera un hecho comprobado –que aún no lo es- que se pagaron coimas, quizás dos veces millonarias en dólares, para producir el fallo escandaloso que liberó al empresario Cristóbal López, sostiene Black en la edición de Clarín de hoy. Morales Solá les pone fecha de vencimiento: "Es probable que a fin de año ya no sean jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah”.

La decisión de la Corte de abrir una investigación para ver qué ocurrió con la liberación del empresario patagónico. La medida es un guiño directo hacia el Gobierno: los Supremos atraviesan una etapa turbulenta con la Casa Rosada porque hubo miembros de Comodoro Py que invalidaron la "doctrina Irurzun” y liberaron a dirigentes kirchneristas.

En la ruta del dinero que supuestamente se utilizó para sobornar a ambos camaristas, Blanck nombra a través de Elisa "Lilita” Carrió a Javier Fernández, miembro de la Auditoría General de la Nación en nombre del peronismo.

"Es leyenda en los tribunales que Fernández se ocupaba de recorrer juzgados y cámaras convenciendo a los magistrados –según Carrió con fondos reservados de la SIDE- para hacer lo que el menemismo esperaba”.

Por su parte, Morales Solá traslada lisa y llanamente las aspiraciones del Gobierno sobre el caso de Farah y Ballesteros: "El oficialismo aspira, en efecto, a que Ballestero y Farah no estén en la Justicia cuando se aproxime el fin del año que corre”.

Eduardo Farah, tres días después del fallo, defendió su decisión y le envió un mensaje al presidente Mauricio Macri:  "Debería medirse un poco”, dijo en Animales Sueltos. Ahora, tras la liberación de Cristóbal, Blanck enmarca la trama en las sospechas de Carrió "Ve una operación peronista detrás de esta maniobra que liberó a Cristóbal López y que, según ella, apunta en última instancia a liberar a De Vido”.