A menos de tres semanas de las PASO, el presidente Mauricio Macri desembarcará en Córdoba. En su visita número 20 a la provincia desde su llegada al poder, recorrerá obras, hablará con productores locales y mantendrá una cena con el gobernador peronista, Juan Schiaretti. El Presidente irá en busca un gesto de cercanía como el que recibió hace algunos meses.

El mandatario volverá a visitar la provincia donde más éxito consiguió desde que se lanzó nacionalmente. El oficialismo espera volver a realizar una buena elección, como la que logró en el distrito en 2015, que significó un envión clave para alzarse con la Presidencia. Sin Massa en la contienda y con un feligrés de Alberto Fernández, Carlos Caserio, al frente del bloque opositor del Senado, los números podrían cambiar considerablemente.

Históricamente, Córdoba fue la provincia de la resistencia al kirchnerismo. En 2003, Néstor Kirchner obtuvo apenas un 10,8% de los votos, 12% menos de los que consiguió a nivel nacional. El más votado fue Carlos Menem con 28,4%. Lo mismo sucedió en 2007, la fórmula Cristina Kirchner-Julio Cobos sacó 23,8% (21% menos que a nivel nacional), perdiendo contra Roberto Lavagna (35,31%). 

La primera victoria llegó en 2011, con el famoso 54% de los votos de CFK. Pese a que el FPV sacó casi 20 puntos menos que a nivel nacional (37,2%), fue la fuerza más votada. En 2015 Córdoba volvió a erigirse como la provincia del antikirchnerismo: el líder de Cambiemos sacó 53,2% contra un 20,4% de Sergio Massa -que había competido en las PASO con el entonces gobernador José Manuel de la Sota- y apenas 19% para Daniel Scioli. En el balotaje, la brecha se amplió. Macri fue elegido por el 72% de los cordobeses. La diferencia a nivel nacional (680 mil votos) fue menor a la del distrito (900 mil).

A pesar de estos resultados, las elecciones provinciales del 12 de mayo de este año encendieron alarmas en el oficialismo. Schiaretti fue reelecto con un 54% de votos contra un oficialismo que fue dividido debido a que no hubo acuerdos entre los candidatos Mario Negri y Ramón Mestre (que sacaron 17,8% y 11%, respectivamente. Sumados, casi 28%). El oficialismo confía en que dentro del electorado que eligió al actual gobernador hay una importante cantidad de votos antiperonistas e incluso algunos "macristas” desencantados con la hecatombe que rodeó al armado electoral del partido en el distrito.

Macri, junto a Schiaretti: viaje a Córdoba en busca de un gesto de cercanía

Macri llegará por la tarde a la localidad de San Francisco, donde mantendrá reuniones y hará recorridas y pasará la noche en la capital provincial a donde se trasladará para compartir una cena con Schiaretti, uno de los gobernadores peronistas con el que mejor relación mantiene. Habrá un encuentro con industriales y con productores lácteos de la zona; luego pernoctará en Córdoba Capital y el jueves retomará su agenda con una visita a Río Cuarto, donde estará acompañado por su candidato a diputado nacional, el radical Mario Negri.

No se descarta que el Presidente retorne a Córdoba antes de las PASO del 11 de agosto, ya que la provincia vuelve a sonar con fuerza para ser nuevamente el escenario del acto de cierre de campaña de Juntos por el Cambio para las primarias. Una cábala que podría repetirse.

Antes de arribar a Córdoba, el jefe de Estado visitará la vecina provincia de Santa Fe, en donde encabezará un encuentro con tamberos y productores agrícolas de la traza del Canal Vila Cululú en Sunchales y más tarde visitará la obra de reacondicionamiento de esa obra hídrica.