El masivo rechazo en Brasil a la candidatura presidencial de Jair Bolsonaro empezó a configurar una extraña "alianza" política similar a la que se dio con el debate por la legalización del aborto.

En sus redes sociales, algunos referentes de Cambiemos se sumaron a la campaña #EleNão que iniciaron las mujeres en el país vecino y que rápidamente se extendió a otras latitudes. 

Con más naturalidad, habían sido integrantes del kirchnerismo y la izquierda quienes habían compartido en sus cuentas publicaciones con el hashtag, pero ayer la diputada Silvia Lospennato y hoy el director del Instituto Nacional de Juventud, Pedro "Piter" Robledo, también hicieron publicaciones en rechazo a las posiciones de Bolsonaro.

Robledo, por su parte, subió a las historias de instagram una foto del candidato de ultraderecha con el hashtag y un emoji de náuseas. Minutos después compartió otro sobre el aborto: un video de una intervención artística de Tutanka que compara a los senadores con dinosaurios.

"Acompaño la protesta de las mujeres en Brasil. En América Latina le decimos No a la misoginia, No a la homofobia, No al racismo y No a la discriminación y la violencia en cualquiera de sus formas", tuiteó Lospennato.

#EleNão: las coincidencias del sector "progre" de Cambiemos con el kirchnerismo contra la candidatura de Bolsonaro

El presidente Mauricio Macri y sus colaboradores en materia de polìtica exterior siguen de cerca las elecciones en Brasil, cuyo resultado será clave para el futuro del intercambio comercial entre ambos países y, por ende, clave para el futuro de la economía argentina.

Con la candidata "preferida" del macrismo, Marina Silva, fuera de combate, en el Ejecutivo hay preferencia por el delfìn de Lula, Fernando Haddad, pero por las dudas comenzaron a interiorizarse sobre lo que podrìa ser el modelo económico de Bolsonaro, que hoy lidera las encuestas.

Enviados del Gobierno se reunieron, en secreto, en la Embajada argentina en Brasilia con colaboradores del equipo económico del candidato del Partido Social Liberal. En principio, no tendría intenciones de replicar el Brexit en el Mercosur ni de romper el vínculo comercial bilateral, lo cual dejó tranquilos a los funcionarios.