Es históricamente sabido que las elecciones a presidente en Estados Unidos, producto de su sistema electoral indirecto, se define a través de las tendencias en los llamados "estados pendulares" que permiten a uno u otro candidato alcanzar los 270 electores para el triunfo.

Cuando se habla de los "swing states" en general se refiere a lugares como Ohio, Pensilvania, Florida, Texas, Michigan o Wisconsin, en general, todo con más de 10 electores para arriba. Pero la polarización a la que llegaron Joe Biden y Donald Trump llevó a una disputa cabeza a cabeza cada voto vale.

Y eso quedó más claro que nunca en las últimas 24 horas cuando Nevada quedó en los ojos del mundo porque puede definir nada más y nada menos que quienes conducirán los destinos de la principal potencia planeta.

Por eso, estas son las cinco cosas que tenés que saber: