Economía, Venezuela y oposición: los tres ejes elegidos por Macri para romper el silencio

Será esta tarde, a las 19.30, en una entrevista grabada con el periodista Álvaro Vargas Llosa.
El Canciller - Comentarios

Mauricio Macri suele elegir sus momentos. Luego de casi siete meses de hermetismo -salvo por algunos twitts o videos filtradosel ex presidente decidió romper el silencio mediático autoimpuesto. Será este miércoles, por la tarde, en una entrevista grabada con Álvaro Vargas Llosa, en el ciclo titulado “La otra mirada de Latinoamérica“.

No es cualquier semana para reaparecer en escena. Es que aún sigue abierta la herida por la detención de su secretario privado, Darío Nieto, en la causa que investiga un espionaje ilegal a políticos y periodistas, orquestado por la Agencia Federal de Inteligencia. Y sobre llovido, mojado: la crisis interna del Pro permanece en punto de ebullición, entre halcones y palomas peleando por el comunicado oficial sobre el crimen de Fabian Gutiérrez, otro secretario, pero esta vez de Cristina Kirchner.

En el entorno de Macri, sin embargo, descartan que esa coyuntura haya influido en la (re)aparición del director de la Fundación FIFA, al remarcar que “ya estaba pautada” la charla con Vargas Llosa. “Será interesante la entrevista”, fue lo poco que dejaron trascender sobre la charla que organizan la plataforma online LaOtraMirada, el diario La Tercera de Chile y la Universidad Adolfo Ibáñez.

Te recomendamos leer

De local -la buena sintonía de Macri con los Vargas Llosa, padre e hijo, data de hace varios años- esta charla se asemeja a lo que el fundador del Pro imaginaba para este 2020. A principios de año, cuando el Covid-19 era solo una noticia lejana de China, el ex presidente pretendía hacer gala de su paso por el sillón de Rivadavia (y de su cargo en la casa madre del fútbol mundial) para aparecer más en los radares internacionales que en los locales.

Algo de eso se pudo ver en Guatemala, su último viaje antes del aislamiento obligatorio, cuando participó de una conferencia con otros ex mandatarios iberoamericanos. En aquella oportunidad, Macri no pasó desapercibido: “El populismo es mucho más peligroso que el coronavirus”, había sentenciado.

La pandemia, ahora, lo obliga a reaparecer vía Zoom.

Tres ejes

Como venta de la entrevista, se conoció que la exposición de Macri girará sobre tres ejes: la pandemia del coronavirus, Venezuela y la economía de Argentina.

Del primer punto es fácil anticipar la postura del también expresidente de Boca. Es que si se rastrean sus últimos movimientos, Macri había puesto su firma -días atrás- en una carta del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA) en donde se afirma que “la crisis del coronavirus amenaza el futuro de la democracia liberal”.

Una visión similar a la que también había subscrito en abril, en el escrito de la Fundación Internacional por la Libertad. Allí, el título era bastante explícito: “Que la pandemia no sea un pretexto para el autoritarismo“.

También la solicitaba destinaba un párrafo aparte para los manejos nacionales. “En Argentina, dirigentes con un marcado sesgo ideológico pretenden utilizar las duras circunstancias para acaparar prerrogativas políticas y económicas que en otro contexto la ciudadanía rechazaría resueltamente”. Cabe destacar que Fundación Internacional por la Libertad es presidida por Mario Vargas Llosa, padre del entrevistador de Mauricio Macri.

El otro punto también quedará articulado en el panorama internacional. Se trata de Venezuela, una de las posiciones más firmes que articula Juntos por el Cambio, ya sea cuando estaban dentro de la Casa Rosada o fuera,  en su rol de oposición.

No caben dudas que Macri (y también Vargas Llosa) denunciarán la “dictadura” de Nicolás Maduro e insistirán en respaldar a Juan Guaidó.

Expectativa

El último punto de la entrevista es el que más expectativa genera en su reaparición pública. Es que el propio Macri sabe que al primer comentario de la situación local, sus palabras rebotarán bastante del otro lado de la Cordillera de Los Andes.

Quedará, entonces, saber si el ex presidente -quien, además, prepara un libro de sus cuatro años en la Rosada- hará mención a la situación económica (¿con críticas al manejo en Vicentin?) o la estrategia designada por Alberto Fernández para combatir el coronavirus.

Tampoco son pocos los que esperan, al menos, una declaración sobre la situación judicial de su secretario personal, un tema latente que levantó polvareda en la agenda política. Del asesinato de Guitérrez será difícil que hable: la charla fue grabada la semana pasada, cuando el ex secretario de Cristina estaba desaparecido.

“Habrá que esperar hasta la entrevista”, responden en su circuito cercano.