Del kirchnerismo al macrismo: debilitados, temen Hugo Moyano y los suyos ser los próximos en caer

El Canciller - Comentarios

“Por el momento, no existen vínculos demostrables”. La frase la dijo el Procurador de la Provincia de Buenos Aires Julio Conte Grand. ¿A quién se refería? Hablaba de Hugo Moyano y la causa que ayer generó malestar en Avellaneda y alrededores: la detención de barras y del vicepresidente de Independiente, Noray Nakis.

En el entorno del camionero aseguran que el expediente no lo toca pero están convencidos de que es parte de un enfrentamiento cada vez más evidente con el Gobierno y que justo se da después de la marcha del último miércoles. Fuentes policiales y judiciales aseguran que habrá más allanamientos y detenciones en estas semanas.

Uno de los primeros llamados de atención y de tensión se da en torno a la situación crítica de la empresa OCA, que genera unos siete mil empleos en Camioneros. Hace apenas dos días, el Juzgado N° 10 en lo Civil y Comercial de Lomas de Zamora abrió el concurso de acreedores para la empresa, lo que evitará que le quiten el permiso postal. Oca, a su vez, es sponsor de Independiente.

En junio de este año, la jueza Sandra Arroyo Salgado había ordenado unos 150 allanamientos entre los que estaba el sindicato de camioneros. Se habló de irregularidades, de facturas falsas y varios en el oficialismo sonrieron. La investigación era contra varias empresas por evasión fiscal y asociación ilícita, aseguraron desde el gremio. El momento coincidió con algunas críticas que había hecho Moyano.

No siempre hubo tensión. Algunos recuerdan aún con amor el acto donde Moyano y Mauricio se abrazaban junto a una estatua de Juan Domingo Perón. Otros señalaban ayer que Cristián Ritondo es aún vocal de Independiente.

Adormecidas

El kichnerismo lo intentó. Una vez peleado y enfrentado con el moyanismo, florecieron algunas denuncias, que antes partían desde sectores más cercanas a la oposición (hoy oficialistas). Una de sus mayores enemigas ha sido Graciela Ocaña, que lo denunció más de diez veces, desde manejos de Camioneros hasta Covelia pasando por enriquecimiento ilícito.

Aunque guardadas, algunas aún subsisten. En algunos despachos oficiales esperan ver qué sucede con el juicio por la mafia de los medicamentos, que iniciaría en 2018 (aunque ya fue pospuesto en reiteradas ocasiones).

Claudio Bonadio fue el juez que envió a juicio al entorno del líder sindical por el otorgamiento de subsidios y reintegros por parte de la Administración de Programas Especiales (APE) hacia las obras sociales del Sindicato de los Camioneros. Moyano estuvo a salvo: nunca lo llamaron a declarar. A Juan José Zanola no le fue tan bien.

Sus detractores más acérrimos apuntan a Liliana Zulet y a los manejos administrativos de Camioneros. Hay una denuncia, de septiembre de 2013 de la Procelac, donde se indica que fondos que salieron de Oschoca y del Sindicato retornaron al grupo familiar de Moyano a través de compañías dirigidas por su entorno cercano.

Zulet tiene una condena de dos años en suspenso por defraudación dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Capital Federal en 2001.