BCRA flexibilizó el cepo a empresas y podrán girar dólares a precio oficial

La entidad bancaria autorizó a las empresas a enviar ganancias y dividendos al exterior al tipo de cambio oficial, en base a sus inversiones en Argentina.
El Canciller - Comentarios

En las últimas 24 horas nuevas medidas modificaron el mundo cambiario. El Banco Central rompió el cepo para las empresas que quieran enviar dólares a accionistas no residentes, sin la conformidad previa de la entidad y al tipo de cambio oficial. El objetivo que el Gobierno nacional tiene en miras son posibles inversiones por parte de los empresarios en el país.

En la Comunicación “2” 6869 está impuesto un límite: las compañías podrán comprar una tercera parte de los dólares que invirtieron -a precio oficial-, para luego girarlos al extranjero. A ese dinero no se le aplicará el impuesto PAIS, del 30% aplicable a la compra de divisas para adquirir bienes y servicios en el exterior, y también atesorar.

Te recomendamos leer

Para poder realizar el giro, la norma establece que “la entidad deberá contar con una certificación emitida por la entidad que dio curso a la liquidación respecto a que no ha emitido certificaciones a los efectos previstos en este punto por un monto superior al 30% del monto liquidado”.

Además, existe otra limitación para las transferencias, las compañías deberán aguardar 30 días desde que liquidaron en pesos los aportes para comprar dólares.

También la comunicación establece la obligatoriedad del cliente de “presentar la documentación que avale la capitalización definitiva del aporte”. Si no contara con dichos papeles, tendrá que presentar una constancia del inicio del trámite de inscripción ante el Registro Público de Comercio “de la decisión de capitalización definitiva de los aportes de capital computados de acuerdo a los requisitos legales correspondientes”. A su vez, recaerá sobre él la presentación de la documentación de la capitalización definitiva del aporte dentro de los 365 días corridos desde el comienzo del trámite.

Uruguay

Hace tan sólo unos días, el Presidente electo del país vecino, Luis Lacalle Pou manifestó la intención que tiene de atraer a 100.000 ciudadanos argentinos para que vivan en Uruguay. Las flexibilizaciones se harían sobre las residencias legales y fiscales, aunque todavía no presentó un plan dado que recién asume el próximo 1 de marzo.

Al igual que Argentina, el país limítrofe busca brindar facilidades para que los empresarios argentinos inviertan y se muden allí.

“Después de las PASO, se acercó mucha gente a consultar cómo realizar una planificación fiscal, que puede ser mediante una mudanza internacional o el desapoderamiento de los bienes mediante donación o usufructo”, explica Iván Sasovsky, CEO de Sasovsky & Asociados. Y agrega: “El día posterior a las elecciones del 27 de octubre, nuestros clientes nos pidieron ejecutar lo que habíamos planificado, por un posible impuestazo a las clases más pudientes que luego del sinceramiento fiscal quedaron expuestas y que son los patrimonios con los que se cuenta para cobrar impuestos”.