Alarma Majul por el repunte de la oposición y el optimismo desbordado de Cambiemos

El Canciller - Comentarios

Luis Majul es uno de los periodistas más cercanos (o el más cercano) de la Casa Rosada. Suele hacer las veces de vocero presidencial en los medios e, incluso, anticipa algunas de las medidas previstas en la Casa Rosada a través de sus columnas, como el supuesto veto en caso de que avancen los proyectos contra los tarifazos en el Congreso Nacional.

En el Cronista, el conductor de La Cornisa alertó a Cambiemos por sus problemas para “hacer política”. “Es la tormenta perfecta que tanto necesitaba la oposición para tener la esperanza de transformarse en alternativa para 2019”, lanzó, sobre el papel del peronismo en este mapa electoral de cara a las próximas elecciones.

Incluso, Majul alarmó a la mesa chica de Cambiemos y por el fuego amigo de algunos integrantes de la alianza. “Algunos socios se convirtieron en opositores”, puntualizó, mientras expresó la “ostensible caída en la imagen del Gobierno”.

¿Cuál es el eje de la columna de Majul? “La falta de política”. Esa frase elige el periodista para argumentar, por ejemplo, la salida de Emilio Monzó, quien dejará la presidencia de la Cámara de Diputados. “Monzó sostiene que había intendentes y peronistas dispuestos  a mudarse a Cambiemos con el pijama y el cepillo de dientes”, afirmó. Sin embargo, las políticas tarifas alejó esa posibilidad y enfrentó a la mesa chica de la Casa Rosada con propios y ajenos.

“Los tres (Macri, Marcos Peña y Durán Barba) creen que el Gobierno ganó y va a seguir ganando porque nunca se mezcló a ningún cristinista, ningún kirchnerista trasnochado y ningún peronista”, apunta Majul, sobre la estrategia electoral.

Allí, en sintonía con el Círculo Rojo, Majul reflejó la preocupación por el “optimismo” desbordado del oficialismo, mientras la oposición “están oliendo sangre y se mueven en círculos alrededor de la presa”.

En definitiva, el conductor de radio y televisión, amigo del Presidente, copó los medios en las últimas semanas para poner blanco sobre negro y expresar los riesgos de los números de la economía y el impacto en los comicios del 2019. “Las cifras parecen tan volátiles como la de la aprobación política”, cerró Majul.