Uruguay a la espera de argentinos: las dos nuevas vías para obtener la residencia fiscal

El presidente uruguayo dictó un decreto que habilita otras formas de adquirir la residencia desde julio. Aumento de consultas en Argentina para hacer el trámite.
El Canciller - Comentarios

Apenas asumió el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou expresó su intención de atraer argentinos para que vivan en el país charrua. La expansión del coronavirus detuvo sus planes por un tiempo hasta este mes. Entró en vigencia el decreto 163/2020 que flexibiliza la manera en que se puede adquirir la residencia en Uruguay por parte de los extranjeros.

“Vamos a flexibilizar alguna norma bancocentralista que dificulta mucho el ingreso de capitales”, sostuvo  el líder del Partido Nacional en enero.

La norma dispone dos formas nuevas para obtener la residencia, con el fin de abonar menos cargas impositivas. Por un lado, el interesado podrá comprar bienes inmuebles por un valor de U$S 380.000, desde el 1° de julio. Además, debe estar 60 días en Uruguay durante el año. Antes la adquisición de inmuebles era de U$S 1.700.000.

La otra opción es participar en una empresa de alrededor de U$S 1.600.000, en vez de los U$S 5.300.000 que exigían anteriormente. También es a partir del 1° de julio. La compañía deberá generar 15 nuevos puestos de trabajo, en relación de dependencia y a tiempo completo.

El ex mandatario uruguayo, José Mujica apuntó contra la medida de Lacalle Pou para atraer argentinos. Mujica sostuvo que la norma “pone en peligro” la relación entre ambos países y volvería a ser Uruguay “un paraíso fiscal”.

“Uruguay tenía un sistema financiero bastante opaco que funcionaba como un eslabón intermediario a intereses financieros argentinos que se dedicaban a sacar plata”, afirmó el ex presidente en una entrevista radial con la Metro.

Te recomendamos leer

Grandes fortunas miran hacia la otra orilla…

“Estamos respondiendo consultas tanto acá como en la oficina de Uruguay para tramitar el pedido de residencia”, explica el experto en Fiscalidad Internacional y miembro de la International Fiscal Association, Iván Sasovsky.

El cambio de residencia implica darse de baja en Argentina y darse de alta en el país charrua. Sobre este punto, el especialista sostiene que “hay trámites migratorios y requiere de una mudanza, la cual necesita una normativa que disponga cómo se realizará”.

La semana posterior al anuncio del proyecto de expropiación de la empresa Vicentin, Sasovsky  & Asociados tuvo el “pico histórico” de consultas de argentinos para vivir en Uruguay. “Se leyó como un atropello a la propiedad privada la decisión del Poder Ejecutivo argentino”, afirma.

En la vereda opuesta ubica al gobierno uruguayo al que califica de “pro mercado”.

Montevideo, Uruguay.

Los interesados en hacer la mudanza son dueños de “grandes patrimonios, con patrimonios en el exterior y tienen familias constituidas o ya se jubilaron”. El especialista manifiesta que “mucha gente está expectante a cuando se levante la cuarentena” para comenzar los trámites.

Un punto clave es que Argentina y Uruguay tienen un convenio para evitar doble imposición. “Se debe considerar porque hay pautas sobre la residencia, determina cuando termina una residencia fiscal y cuando se obtiene otra. Esa situación se define por la ley de impuestos a las ganancias o por el artículo 9 del convenio”, explica Sasovsky.

Sobre el decreto, el experto manifiesta que obtener la residencia “en principio es fácil” y solo resta la “aplicación práctica”. Como los requisitos son invertir en inmuebles o empresas, Sasovsky afirma que “el mercado inmobiliario va a reaccionar”.

Cruzar el charco para tributar menos

El año pasado, se barajaba la posibilidad de que los argentinos opten por la “planificación fiscal”. La misma “les  permite sacar parte de su patrimonio afuera del país para que no lo alcancen los impuestos o si la persona es alcanzada por el impuesto a los bienes personales puede mudarse para evitarlo, lo cual implica un cambio de residencia”, sostiene el especialista.

Hay dos vías para llevar a cabo dicha planificación, la primera es la mudanza internacional del contribuyente para beneficiarse con las menores cargas impositivas del país extranjero al que se muda.

Mientras que la segunda opción es un desapoderamiento, implica que una persona transfiera parte o la totalidad de su patrimonio, mediante usufructo o donación, a un sujeto no contribuyente del impuesto sobre el patrimonio.

Argentinos en busca de un país para pagar menos impuestos.

Los destinos más solicitados son Estados Unidos, Uruguay y Europa –porque muchos argentinos tienen la ciudadanía europea-, según el estudio Sasovsky & Asociados –especializado en la temática-.

El primer país es elegido por los propietarios de grandes fortunas, dado que hay visas para inversionistas. Por su parte, el país charrúa es el favorito por la cercanía y por el tipo de sistema tributario. En Uruguay, el residente solo paga por las ganancias que obtiene ahí, ya que utiliza el sistema de territorialidad.

En cambio, en Argentina se paga por todas las ganancias en el país y en el resto de los países, en donde puede que tenga ingresos. Dado que se rige por el criterio de renta mundial como la gran mayoría de los países.

Te recomendamos leer

¿Argentinos ya apuestan a Uruguay?

Del otro lado de la orilla, en octubre del año pasado, el portal de venta y alquiler de bienes inmuebles InfoCasas registró un aumento de consultas argentinas del 250% para comprar propiedades en Montevideo, tanto para obras terminadas (75%) como en pozo (25%).

El informe titulado “Argentina se vuelca al mercado inmobiliario uruguayo” consignó que el valor promedio de todas las propiedades consultadas cuestan U$S 162.000. Mientras que el aumento de las consultas para Punta del Este fue del 50%, y dichas propiedades valen más de U$S 500.000.

Debido al interés argentino por el país charrúa, el sitio realizó tres eventos inmobiliarios: el 28 de noviembre en el Faena Hotel de Buenos Aires, y el 13 y 15 de febrero en Rosario y Córdoba.

Algunos famosos argentinos como Susana Giménez, Nicolás Repetto, Florencia Raggi y Mónica Gonzaga prefieren pasar la cuarentena por el coronavirus en Uruguay.

Pero también viajan extranjeros al país vecino a instalarse e invertir. Esta semana, un hombre y su hijo (ambos argentinos) que viven en Uruguay, llegaron con COVID-19 en un Buquebus que trasladaba a 250 pasajeros. Les confirmaron el positivo al arribar en Maldonado.

“Voy a intentar comunicarme con el ministro de Salud Pública hoy porque estas situaciones no se pueden dar. Es obvio, vienen de lugares con problemas enormes“, dijo el intendente de ese departamento esteño, Jesús Bentancur.

Uruguay tiene pocos casos de coronavirus y mantiene sus fronteras cerradas, excepto para uruguayos y extranjeros con residencia. Hasta hoy, se reportaron 947 infectados, 28 muertos y 828 recuperados, según la Organización Mundial de la Salud.

En las últimas 24 horas no tuvo nuevos casos y nunca tuvo una cuarentena obligatoria. El país se ubica 131 de países con mayor cantidad de contagiados por el coronavirus. Su población ronda las 3.500.000 personas.