Teme Aranguren la vuelta del cepo y justifica ante Tenembaum sus cuentas en el exterior

El Canciller - Comentarios

Un día después de oficializar el aumento del 40 % del gas, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, desnudó un pensamiento muy profundo dentro del gabinete del presidente Mauricio Macri. Pese a los números de repunte que exhibió el mandatario ayer en la quinta de Olivos, prefiere mantener sus activos lejos de la frontera argentina.

“Todavía tengo la plata en el exterior, ya veré el momento de repatriarla”, reveló en diálogo con Ernesto Tenembaum, en Radio Con Vos.

Aranguren, quien saltó de conducir la filial local de la petrolera anglo-holandesa Shell al ministerio de Energía, quedó en el centro de la polémica al referirse a su propio patrimonio. Si bien Macri repatrió todos sus bienes para “predicar con su ejemplo”, el ex CEO prefirió no seguir sus pasos.

“No tengo problemas en contestar, más allá de que es una decisión particular. Todavía lo sigo teniendo, ya veré el momento a medida de que recuperemos la confianza en el país“, explicó el Ministro .

Aranguren: “En una Argentina donde había un cepo cambiario, ¿para qué iba a traerlo? El que se quemó con leche ve una vaca y llora”.

¿Cómo lograr romper con el propio pensamiento empresario si los mismos funcionarios no confían en el país? Justamente, Aranguren intentó explicar su razonamiento: “En una Argentina donde había un cepo cambiario, ¿para qué iba a traerlo? El que se quemó con leche ve una vaca y llora. Estamos trabajando por una Argentina donde eso no ocurra más y recuperemos esa confianza”.

El ex CEO de Shell es el segundo funcionario que tiene más activos en el exterior con $88.003.108 millones. Está detrás del titular de la AFI, Gustavo Arribas quien tiene más de $108 millones y por delante del ministro de Economía, Nicolás Dujovne, con $85 millones. En total, 36 funcionarios de Cambiemos tienen su dinero lejos de Argentina.

Conflicto de intereses

Por último, Aranguren volvió a referirse sobre la supuesta incompatibilidad entre su antiguo puesto y el actual: “El ahorro que tengo afuera fue producto de una bonificación que recibí de mi anterior empleador (Shell), de acciones de esa empresa, que estaba en el exterior”. “Lo tengo en una cuenta a la vista, soy muy malo como inversor, con un interés de 0,1% anual”, subrayó.