Sigue Massot los pasos de Monzó y pierde el Gobierno a otro jugador clave en Diputados

El Canciller - Comentarios

Nicolás Massot tampoco continuará en Cambiemos después de que finalice su mandato como diputado nacional, el 10 de diciembre. Así lo dejó trascender el entorno del legislador cordobés en las últimas horas, luego de comunicárselo al presidente Mauricio Macri.

Massot presidió el bloque PRO desde que asumió, a pesar de su juventud y de su perfil, y fue un “protegido” de Monzó: el todavía presidente de la Cámara le cedió a parte de su equipo e incluso el diputado por Córdoba se casó con su secretaria, Chiara Comoretto.

Como jefe de la bancada macrista, Massot fue un importante articulador de acuerdos y, de la mano de Monzó, le dieron a Macri muy buenas noticias durante 2016 y parte de 2017, cuando el massismo y el peronismo federal acompañaron la mayoría de los proyectos que el oficialismo necesitó para gobernar, entre ellos el pago a los fondos buitre y la reforma previsional.

Pero, en el último tiempo, la figura del cordobés se fue diluyendo. En especial después de la discusión por el aborto, cuando tomó una postura radical en contra del proyecto y llegó a decirle a Juan Cabandié que incluso sus apropiadores lo dejaron vivir y no obligaron a su madre, secuestrada y asesinada por la dictadura militar, a interrumpir el embarazo.

También, al igual que su padrino político, Massot promovió la idea de sumar figuras peronistas a Cambiemos, que amplíen la base electoral y le den volumen a la alianza, que se debilitaba con el correr de la gestión. Se enfrentó, en ese aspecto, con Marcos Peña y Jaime Durán Barba, y rechazó la estrategia de polarización extrema con Cristina Kirchner que propusieron para la campaña electoral de este año. Como siempre, el jefe de Gabinete y el consultor ecuatoriano terminaron ganando la pulseada.