San Luis: cuarto mandato para Alberto, sonrisas en Cambiemos y el fin de la carrera de Adolfo

El Canciller - Comentarios

Alberto Rodríguez Saá tendrá un cuarto mandato al frente de San Luis. La contienda inédita que libró contra su hermano, Adolfo Rodríguez Saá, derivó en una reivindicación de su gestión por la sociedad puntana y en el final de la carrera política del expresidente, que se mostró contrariado por el inobjetable resultado en contra.

El gobernador alcanzó el 42% de los votos y obtuvo una sólida diferencia sobre Claudio Poggi, el candidato de Cambiemos y viejo aliado de los hermanos, al punto de haber sido bendecido para administrar la provincia entre 2011 y 2015. Adolfo concitó tan solo el 22% de los sufragios.

Luego de décadas de exponer un vínculo fraternal, la puja entre los Rodríguez Saá tomó fuerza a comienzos de año, con múltiples declaraciones cruzadas, pero en los meses posteriores alcanzó una dimensión inusitada. A principios de febrero, Alberto encabezó el Congreso del PJ en la sede partidaria. En medio de tironeos y empujones entre militantes de los dos sectores, la pelea se tradujo en una situación insólita, con los dos hermanos atrincherados en sus despachos.

Finalmente, el gobernador echó a su hermano del PJ provincial e impuso un staff propio al mando del partido, al que encabezó con el sello Frente de Unidad Justicialista.

“Primero quisieron sacarme de la política, ahora echarnos del Partido Justicialista del que somos parte. Mi candidatura no es contra el Alberto, tampoco contra el gobierno provincial, pero no me dejaron otro camino”, advirtió Adolfo al lanzar su candidatura, con una estructura propia y bajo el nombre Juntos por la Gente.

La tensión fue en aumento, tanto que el exmandatario nacional -se hizo cargo por siete días tras la dimisión de Fernando De la Rúa en diciembre de 2001- lo amenazó con organizarle una pueblada.

Pero con la derrota consumada, llegó una fuerte autocrítica, en la que abrió la puerta para abandonar la política. “Hemos llegado al final de un largo camino recorrido. El pueblo de San Luis ha hablado y es soberano. Ha sido una elección histórica. Reconozco el especial significado para mi historia política”, indicó.

En un escenario que advertía polarización, Poggi logró terciar y firmó una buena elección, que fue celebrada por el Gobierno nacional. Aunque fue Mauricio Macri quien proclamó la fórmula que encabezó junto al intendente de la capital, Enrique Ponce, el senador de Cambiemos, que se distanció de los hermanos en 2015 tras culminar su desempeño como gobernador, se despegó tantas veces pudo del Gobierno nacional de cara a estos comicios.

Si bien manifestó su apoyo público al binomio Fernández-Fernández y firmó la alianza del flamante Frente de Todos, Alberto obtuvo rédito al provincializar la elección, formato que siempre le brindó soluciones: en 2011, fue el único candidato presidencial que venció a Cristina Fernández de Kirchner. Lo hizo por más de 20 puntos, en su distrito, pese a que a nivel nacional la expresidenta consiguió un triunfo arrollador.