Si bien responsabilizó al gobierno de la Ciudad por lo sucedido el sábado, el mandatario sostuvo que en Argentina hay una parte de la dirigencia que "apaña como una conducta razonable tirar piedras, agredir, violentar; Y esto no es aceptable bajo ningún punto de vista”.

El sábado, la policía detuvo a 23 personas en el marco del operativo en el Estadio Monumental, de las cuales 22 fueron liberadas menos de 48 más tarde. "¿Cómo puede ser que después de todos los desmanes del sábado esas personas estén libres en horas? No entiendo, en nombre de todos los argentinos: no entiendo”, apuntó el Presidente.

"No entiendo cómo alguien puede pensar que está bien escupir. Recibimos al presidente de la FIFA en nuestro país y me contaron que tuvo una experiencia espantosa que transcurrió entre que se bajó del auto y llegó a su platea. ¿Cómo puede ser?”, agregó.

Con su aval al avance de las fuerzas de seguridad en el operativo, el Presidente abrió la puerta para nuevos operativos en el marco del G20, un evento en el que Macri busca mostrar al mundo cierto orden social en Argentina. "Estamos trabajando para lo que viene que es muy importante. Nunca en la historia hubo una cumbre de líderes del G20 tan importante como ésta”, expresó.