"Sabemos que estamos pasando meses difíciles, que nos están poniendo a prueba. Y siento que estamos pasando esa prueba: nos hemos aferrado al timón sin cambiar de rumbo. Cada obstáculo que pasamos marca que tenemos una fortaleza que no conocíamos, una resiliencia que crece”, fueron las primeras palabras de Macri en el CCK.

En un discurso cargado de optimismo, el Presidente esquivó los temas más punzantes de la coyuntura: no contestó los dichos de Elisa Carrió sobre Garavano, ni mencionó la marcha atrás que dio el Gobierno en cuanto al aumento tarifario. En cambio, se enfocó en el futuro del país en materia de exportaciones y las oportunidades que se le abrirán al país en el mercado mundial.

Con menciones a empresas puntuales, Macri remarcó la necesidad de que los argentinos emprendan y se creen nuevas PyMES. "Argentina necesita más PyMES que generen empleo de calidad”, manifestó en contradicción con los voceros de la UIA, que el martes aseguraron que muchas empresas no podrán pagar los futuros aumentos de tarifas.

Contraste con el kirchnerismo. Macri insistió con resaltar los "pequeños cambios culturales” que encarnó su Gobierno, tal com le indicó la prédica electoral que desarrolló el tándem de Jaime Durán Barba y Marcos Peña. En ese marco, subrayó que a pesar de la devaluación del 100%, el Gobierno no cambió de rumbo, no instaló ningún cepo cambiario ni modificó las reglas de juego para los empresarios.

Dirigiendo sus palabras al Círculo Rojo, el Presidente busca demostrar que no habrá nuevos cambios y que el eje sigue siendo abaratar el costo de las contrataciones laborales y la producción industrial y agrícola. "Necesitamos ir poniendo un límite a los impuestos. Ingresos brutos que se fueron de mambo. Tener un presupuesto nacional más sano, algo de lo que todavía estamos lejos. Seguimos teniendo impuesto al cheque, que castiga a los que producen. Y tuvimos que pedirle el apoyo excepcional y por última vez con este impuesto a la exportación que es totalmente destructivo y contracultural de lo que estamos proponiendo”, enumeró.

Además, aunque sin mencionar el conflicto por las tarifas de gas que se produjo en las últimas semanas por el pago de un retroactivo a las gasíferas, Macri le pidió a sus votantes que militen para que en el Congreso la política haga los deberes de una vez por todas que hace décadas que no hace.