A un mes de que Alberto Fernández estacionara su auto en el Malba para subir al escenario que Grupo Clarín y cruzar sonrisas con Héctor Magnetto, aparecieron las primeras fisuras del nuevo contrato social que incluye al multimedios más importante del país. El secretario de redacción de Clarín, Ricardo Kirschbaum, disparó contra el candidato a presidente del Frente de Todos por sugerir que el periodista Daniel Santoro realizaba maniobras de extorsión a través de sus notas. 

Para entender el conflicto, hay que remitirse al reportaje que Alberto Fernández brindó al diario La Voz, en el que remarcó ante la pregunta del periodista: “Si su pregunta es si yo creo que debe haber un control periodístico del Estado, la respuesta es no. Pero una cosa es hacer periodismo y otra es fingir que uno hace periodismo cuando en verdad lo que está haciendo es mandando mensajes extorsivos”. Y aclaró: “Las notas eran el mecanismo de extorsión. Había metamensajes para los extorsionados”. 

Resultado de imagen para kirschbaumclarin
Resultado de imagen para kirschbaumclarin

Ricardo Kirschbaum, secretario de redacción de Clarín

No lo dice el juez, lo dijo Alberto F”, subrayó Kirschbaum en Clarín. “Fernández parece estar seguro de que el juez (Alejo) Ramos Padilla investiga al periodista de Clarín por supuesta extorsión, no por su labor periodística”, consignó. Para el editorialista, existe un ensañamiento contra Santoro debido a que representa al principal medio del holding de Magnetto. “En cambio, no fue para nada ambiguo respecto de los casos que involucran a su candidata a vice, Cristina Kirchner”, resaltó.

“La pregunta es ¿por qué el juez se centró en Santoro y no en otros periodistas que abrevaron de la misma fuente, el abogado trucho D’Alessio? ¿Por qué sólo Santoro? La respuesta posible: Santoro trabaja en Clarín. Ramos Padilla hizo una selección y sienta un precedente peligroso para la libertad de expresión”, sentenció. 

En mayo de este año, AF aseguró que “la guerra con Clarín se terminó, no voy a disparar un solo tiro más”. Semanas más tarde, el candidato se reunió con Magnetto en privado, para después participar del ciclo “Democracia y Desarrollo” organizado por el holding, junto al presidente Mauricio Macri y el exmandatario brasileño Fernando Henrique Cardoso.