La unidad de las dos bifurcaciones del peronismo, después de seis años en las antípodas, dolerá también el 27 de octubre, cuando el recuento de votos -más allá de la buena elección que pueda hacer Alberto Fernández- arroje una merma importante de las bancas conseguidas en 2015. Aunque Massa estuvo entre las prioridades en el armado de listas, La Cámpora sacrificó poco y sumó peso en el Senado a cambio de abandonar algunas sillas de la Cámara Baja. Eso sí: el espacio que lidera Máximo Kirchner se reservó para sí una importante cantidad de lugares en el territorio bonaerense, sobre todo si Axel Kicillof hace una buena elección.

La Cámpora ostenta hoy 28 lugares de los 64 diputados que tiene el Frente para la Victoria. A la mayoría de ellos (23), se les vence el mandato a fin de año. La necesidad de priorizar a Sergio Massa, una máxima que puso Alberto Fernández en la negociación, mostrarán a la agrupación con una merma de cara al 2020.

Sin embargo, extendería su dominio en el Senado, cámara en la que reside Cristina Kirchner y cuya composición la expresidenta busca endurecer para hacer crecer su bloque y quedar protegida de un posible desafuero posterior a las elecciones. A la Cámara Alta ingresarían cinco camporistas (dos por Tierra y uno por Río Negro, Entre Ríos y la Ciudad). Retroceso en Diputados. para sumarse al bloque de nueve miembros que lidera CFK.

El saldo de los diputados nacionales de la agrupación por la provincia de Buenos Aires sería cero. La Cámpora logró colar seis propios en la lista que lidera Massa, pero también serán seis los salientes. Sin embargo, dado que la mayoría de los espacios tuvieron que resignar lugares en pos de la unidad, se trata de una victoria simbólica.

El massismo no será quien pague los costos de que La Cámpora no pierda lugares, aunque sí debió acordar con Julio Zamora en Tigre y resignar el territorio que fue plataforma de lanzamiento de Massa en 2013. Sin embargo, el líder del FR cerró la incorporación de 6 diputados nacionales a la lista de 20  de la provincia de Buenos Aires. Además, ingresarían otros seis de distintas provincias del país. En la legislatura bonaerense, que pierde 14 lugares, ingresarán 10 con seguridad y tres dependiendo de los resultados finales. También peleará, sin interna, en 28 municipios.