La diputada de Cambiemos que concentró más de la mitad de los votos en la Ciudad de Buenos Aires en la última elección, Elisa Carrió, dialogó en TN con Nicolás Wiñazki. Como siempre, Lilita disparó para adentro y para afuera. A pesar de elogiar a Mauricio Macri, criticó al Gobierno por el lobby que ejercen las mineras.

La dirigente de la Coalición Cívica dijo que el accidente del ARA San Juan es el resultado de tener las Fuerzas Armadas en "estado de abandono". En la misma línea, sostuvo que es necesario preguntarnos si queremos tener Fuerzas Armadas.

Lilita no escatimó en críticas hacia la gestión presidencial peronista (2003 - 2015). La diputada dijo que la plata que le falta a los pobres es la que les sobra a los kirchner; asimismo, aseguró que el Banco Macro no es sólo de "Jorge Brito, sino que es también de Romero, Yoma, Colombo, Nosiglia y los Kirchner".

Con alegría manifiesta, Carrió afirmó que no puede "creer que De Vido esté preso" y felicitó a los camaristas que le otorgaron la prisión preventiva al diputado que fue desaforado. Además, quiere retruco: Lilita dijo que le parece bien que la esposa de ex ministro de Planificación lo defienda, pero no que lo encubra. "Tendría que estar presa por encubrimiento", soltó.

Por último, avaló las reformas previsional y laboral que abrochó el Gobierno, pero no fue categórica. "Hay cosas que me parecen bien, y otras que no sé", dijo sobre el paquete que refiere a los trabajadores. En cuanto a las jubilaciones, la diputada fue optimista al sostener que con las nuevas medidas "no hay que dejar de trabajar a los 65 años por obligación".