Con 190 diputados presentes en la Cámara baja, comenzó la sesión especial para tratar los proyectos que buscan morigerar o congelar el efecto de la ola de tarifazos hasta el 2019. La oposición logró el quórum necesario y forzó a Cambiemos a dar el debate, aunque tiene una misión prácticamente imposible: reunir dos tercios para aprobar la iniciativa.

Como si fuese una partida de ajedrez, la oposición buscará asestarle -aunque sea- un golpe simbólico a las entrañas Cambiemos: que paguen el costo político de mantener inalterable el plan de aumento de tarifas de los servicios públicos. La coalición de tribus opositoras está compuesta por el peronismo federal (que responde a los gobernadores), el Frente para la Victoria, el Frente Renovador, el Movimiento Evita y -con matices- la izquierda.

El principal impedimento opositor es reunir los dos tercios. El martes por la tarde se obtuvo dictamen en el plenario de las comisiones de Obras Públicas y Defensa del Consumidor, comandadas por el "federal” Sergio Ziliotto y la massista Marcela Passo. El corazón de la iniciativa es proponer que las tarifas aumenten de acuerdo a la variación salarial y reducir drásticamente el IVA tanto para particulares como para empresas. ¿Por qué necesitan los ?? porque no obtuvo dictamen de Presupuesto y Hacienda y peticiones y demás comisiones que tiene el oficialismo en su poder.

Creo que hoy va a estar la voluntad para discutir el tema. No sé cuál será el resultado de la sesión, pero el debate se va a poder empezar a dar. Igual ayer hubo comisiones en los que se sacó un dictamen, lo que no es un dato menor. La discusión va avanzando, más lento de lo esperado, pero avanza", adivirtió el diputado massista Marco Lavagna en diálogo con Radio La Red.

Cambiemos, entre el bloqueo de los dos tercios y los riesgos del costo político

Ya acomodados en sus bancas, tomó la palabra el jefe del bloque del PJ de los gobernadores, el salteño Pablo Kosiner: "Aunque cerremos el Congreso, la gente va a debatir tarifas en la calle. Todos debaten cómo pagar las tarifas que están viniendo", aseguró.

"Queríamos que nos digan cuál es el costo fiscal de estos proyectos aquellos que nos metieron en estos problemas. Queremos saber si van a subir impuestos o proponen emitir más deuda. Deberíamos, como un cuerpo responsable, esperar el dictamen de la oficina del Congreso que todos hemos votado, para que nos digan, sin demagogia, cuánto es el costo fiscal y cómo la oposición lo quiere financiar", le contestó el diputado por Cambiemos, Luciano Laspina.

Cambiemos, entre el bloqueo de los dos tercios y los riesgos del costo político

También hubo momentos para las risas. El jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi hizo referencia al portazo anticipado del titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó: "Nos hemos enterado de que se quiere ir. Pero no se vaya tan rápido, presidente. Nos agarró al galope, lo lamentamos, se lo quiero decir en nombre de nuestro bloque", dijo, lo que consiguió las risas del ex intendente de Carlos Tejedor.

No obstante, el jefe del interbloque Cambiemos, el radical Mario Negri fue el encargado de darle un baño de realidad a las aspiraciones opositoras, ya que dijo: "Quiero anticipar que Cambiemos, atento que son 29 proyectos presentados que abarcan toda la temática energética argentina, debido a la seriedad del tema y no teniendo los requisitos que establece el reglamento, nuestro interbloque no va a facilitar los dos tercios de esta sesión". Sobrevolaba en la oposición alguna esperanza que de algunos radicales (desencantados con la medida del Gobierno) aporten algunos votos necesarios.