La orden de detención es inmediata. Si el oficialismo y sus aliados parlamentarios consiguen los votos necesarios para lograr el desafuero del diputado y ex ministro de Planificación, Julio De Vido, el ministerio de Seguridad tiene la orden de ir a buscarlo y detenerlo. La victoria del domingo parece tener una correlación inmediata en el Congreso actual: Cambiemos cree contar con los votos necesarios. Para eso, hoy, a partir de las 16, se reunirá la Comisión de Asuntos Constitucionales, que preside el diputado Pablo Tonelli, para lograr emitir un dictamen y preparar el terreno para el desafuero. ¿Qué postura tendrá el bloque del FpV-PJ? dos horas antes que comience a sesionar la comisión, se reunirán a puertas cerradas para definir qué postura mantendrán. La derrota del domingo puede modificar el panorama.

La estrategia del ex ministro de Planificación es clara: un día después de la victoria de Cambiemos, le envió una misiva el presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, en donde le solicitó formalmente un pedido de licencia en su cargo como diputado nacional hasta fin de año. También le sumó su renuncia como presidente de la Comisión de Energía de la cámara baja. En parte, De Vido pide licencia para evitar estar en el Congreso cuando lo voten. Aún no obtuvo respuesta.

”El pedido de licencia no cambia nada, es una mera maniobra distractiva, y si la Cámara le concediera licencia, que espero que no ocurra, seguirá protegido por los fueros porque seguiría siendo diputado. La única forma es que deje de ser diputado o que renuncie, y la renuncia sea aceptada por la Cámara”, avisó el diputado del oficialismo Tonelli.

Ya había fracasado una iniciativa de Cambiemos a fines de julio. Con el apoyo del massismo y el respaldo parcial del bloque Justicialista, Juntos por Argentina y el Movimiento Popular Neuquino, entre otros, juntaron 138 votos a favor, en tanto que 95 diputados del Frente para la Victoria, la izquierda y de otros bloques de la oposición votaron en contra, sobre 236 legisladores presentes en una sesión presidida por el macrista Emilio Monzó. De Vido, una vez finalizada la sesión, celebró con abrazos entre sus colegas. El Frente para la Victoria, parte del Movimiento Evita y la izquierda, fueron quienes lo salvaron.

Los últimos días fueron de vorágine judicial para el -hasta el momento- diputado del FpV. De Vido, le pidió al juez Luis Rodríguez que suspenda su pedido de desafuero y detención en la causa Yacimiento Carbonífero Río Turbio. Quiso declarar de forma espontánea, el juez lo rechazó (tiene indagatoria fijada para el 28 de noviembre) y pidió apartar del expediente al fiscal Carlos Stornelli, el primero en pedir su detención. También apeló su procesamiento ante el juez federal Claudio Bonadio por la causa del Gas Natural Licuado y denunció a Mariana Zuvic y a Eduardo Costa por sustraer documentos de una compañía del Estado. Los acusa de haberse llevado documentación en la causa de Rio Turbio.