La cumbre de la Unión Cívica Radical que iba a desarrollarse en Mendoza el 19 y 20 de octubre cambió de formato y de escenario. La nueva convocatoria tendrá lugar el viernes 19 en la Ciudad de Buenos Aires, mucho más cerca de la Casa Rosada. Allí apuntan por estas horas las miradas de los dirigentes radicales, después de la pelea con el Gobierno por la decisión de cobrar a los usuarios un retroactivo por la tarifa del gas. 

La marcha atrás del presidente Mauricio Macri en esa medida fue anotada por la UCR como un punto a su favor, luego de que sus principales espadas legislativas pusieran a los funcionarios nacionales contra las cuerdas con la presentación de una propuesta alternativa y la amenaza de votar junto al PJ el rechazo al nuevo aumento.

En ese contexto de tensión, las autoridades radicales suspendieron la cumbre en Mendoza, tierra del titular del partido, Alfredo Cornejo, para desarrollarla en Capital, donde se garantizan mayor asistencia y rebote político.      

La explicación oficial sobre el cambio de lugar se apoya en complicaciones con el transporte y la necesidad de los diputados de estar en Buenos Aires por los compromisos en el Congreso en el marco de la discusión del Presupuesto 2019. Sin embargo, la mudanza a la atmósfera porteña encaja en la intención de la UCR se mostrarse protagonista y obtener -finalmente- un espacio en la toma de decisiones del Gobierno. 

Según pudo saber El Canciller de fuentes legislativas, el próximo martes diputados y senadores nacionales del radicalismo se reunirán con economistas para analizar en detalle el Presupuesto 2019 y no se descarta que puedan formular recomendaciones al proyecto o propuestas en materia económica. El encuentro está organizado por el economista y dirigente del partido Jesús Rodríguez.

Además, se espera que del encuentro del viernes surja un documento que marque la postura de la UCR sobre la situación económica del país. De allí también saldrían los primeros indicios de la estrategia electoral del centenario partido, que se mantendrá fiel a Cambiemos, pero aún no se atreve a descartar la posibilidad de enfrentar al PRO en internas por la candidatura presidencial.