16/07/2019
Lunes 30 de Octubre de 2017 Política

Cinco años, dos meses, y un día: los días Gils Carbó en su cargo

La Procuradora General de la Nación presentó su renuncia momentos antes de iniciarse el encuentro de Macri y el establishment en el CCK. "Lo hago para disuadir reformas", afirmó

 

Una denuncia judicial de Amado Boudou le permitió a Alejandra Gils Carbó llegar a la Procuración. En 2012, el vicepresidente acusó al estudio fundado por el entonces procurador general, Esteban Righi, por un aparente tráfico de influencias, y al presidente de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi, de ofrecerle dinero para que favoreciera a la firma Boldt. El mismo día, Righi oficializó su renuncia con una carta dirigida a Cristina Kirchner: "aunque la posición que ostento me confiere estabilidad y fueros sólo removibles por juicio político, no dudo en renunciar a ambos pues nada tengo que ocultar". La entonces fiscal general ante la Cámara de Apelaciones en lo Comercial no era la primera opción. El Senado la oficializó el 30 de agosto del 2012. Hoy, 5 años, 2 meses y 1 día después, oficializó su renuncia a partir del 31 de diciembre.

Abogada de la Universidad de Buenos Aires, Gils Carbó fue el plan b de Cristina Kirchner. Primero en la lista estaba el titular de la Sindicatura General de la Nación, Daniel Reposo, quien debió renunciar a la candidatura luego de varios exabruptos y críticas por parte de la oposición durante el proceso previo al nombramiento.

En pleno enfrentamiento del gobierno de Cristina Kirchner con el Grupo Clarín, la ex Procuradora ya había tenido un chispazo con el holding fundado por Roberto Noble. En septiembre del 2012, un mes después de su asunción, se conoció que había cuestionado la fusión Multicanal-Cablevisión. En un recurso extraordinario federal que presentó cuando era fiscal general ante la Cámara de Apelaciones en lo Comercial, advirtió que a raíz de la fusión "la opinión pública podrá ser gobernada por un monopolio hegemónico dada la incidencia de los medios de comunicación para contribuir o dañar el consenso en una democracia". La convergencia de las empresas se aprobó el 8 de diciembre, dos días antes que Néstor Kirchner dejara el poder.

Siempre se la ha acusado de ser “ideológicamente” afín al kirchnerismo y de pertenecer a “Justicia Legítima”. La agrupación que nuclea a funcionarios judiciales fue el puntal de la fallida “Reforma Judicial” que se intentó llevar a cabo en el 2013. Gils Carbó siempre ha rechazado cualquier tipo de vinculación.Bajo su tutela, el Ministerio Público Fiscal creó fiscalías especializadas (UFEM, PROCUVIN y PROCELAC). También se pronunció en un dictamen elevado a la Corte Suprema en donde declara constitucional la Ley de Medios, y les solicitó revoque el fallo de la Cámara Civil y Comercial Federal que benefició al multimedios.

La muerte del fiscal Alberto Nisman la dejó en el centro de la escena. Una de las versiones que circuló fue que la Procuradora tenía pensado removerlo de su cargo por irregularidades que Nisman no podía justificar.

Con la derrota del kirchnerismo llegó también su ocaso. El presidente Mauricio Macri quiso su renuncia desde el día 10 de diciembre del 2015. A través del ministro de Justicia, Germán Garavano, buscó su salida: “(Gils Carbó) debería renunciar o pedir una licencia, al menos, y no estar ejerciendo el cargo mientras es investigada por alguien que técnicamente es subordinado de ella", sostuvo.

Tuvo su cita con el Papa Francisco.  En diciembre del año pasado, Francisco la recibió, en medio de un pedido de juicio político, que luego no prosperó. El juez Julián Ercolini la procesó el 12 de octubre por por administración fraudulenta por la compra de un inmueble. Se sospecha que hubo un pago de coimas para la compra de la actual sede de la Procuración. El Estado desembolsó en total 43.850.000 pesos por el inmueble, de los cuales casi 8 millones correspondieron a una comisión abusiva, de alrededor del 20% del precio.

Con la victoria de Cambiemos a nivel país, su suerte estaba echada. El Gobierno no tenía los dos tercios para desplazarla, pero sí podía promover una reforma judicial para que baste una mayoría simple. Hoy Mauricio Macri iba a realizar una demostración de fuerza en el Centro Cultural Kirchner y anunciarlo. El plazo era antes de fin de año. Gils Carbó se adelantó y pegó el portazo.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]