Melconian: “El Gobierno tiene errores de diagnóstico”

El ex presidente del Banco Central volvió a remarcar su disidencia con respecto al rumbo económico de Cambiemos. Su relación con Macri.
El Canciller - Comentarios

El ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian volvió a marcarle la cancha al oficialismo. Ahora, tras pedir “seis años de Macri” para mantener la economía, reapareció y criticó el esquema empleado y sostuvo que el Gobierno  “perdió dos años”, porque cayó en “errores de diagnóstico y mucha inacción”.

El economista, que permanece por fuera de la administración pública tras su eyección de la conducción del banco estatal, remarcó que hay “muchas dificultades” para cerrar los números fiscales. “No se puede continuar con este déficit fiscal. El gradualismo es inacción, es una fantasía”, apuntó. No obstante, volvió a remarcar un concepto crítico que tiene del Gobierno: “Perdimos dos años. Hubieron errores de diagnóstico y cosas innecesarias, como la reparación histórica”. Para él, el principal síntoma de los problemas es la “falta de inversión”, sostuvo en diálogo con Radio Con Vos.

Melconian siempre fue considerado perteneciente al ala más ortodoxa de las políticas económicas del Gobierno, es decir un devoto del shock. Sorprendió que fuese designado en un puesto de gravitación mediana como la presidencia del Banco Nación. En los primeros días de enero se mostró disponible y dijo que le gustaría ser ministro. “Si me llama el Presidente, yo siempre estoy”, contó.

El economista también remarcó que sus críticas son destinadas hacia las políticas económicas del Gobierno, no para el presidente, Mauricio Macri, de quien se define “su soldado”. Consultado sobre su vínculo, definió: “Hablamos de todo, hay mucho afecto. Sobre todo hablamos de fútbol”.

Su salida del Banco Nación se dio entre abrazos y lágrimas. “No tengo nada que decir en particular, me voy a remitir a la versión oficial que comparto y se me transmitió tal cual ha sido publicado en un comunicado. Fue por la búsqueda de homogeneidad en el equipo”, sostuvo ante cientos de empleados. Siempre se sospechó que su renuncia fue por la incompatibilidad con el resto del equipo económico y según él pórque “Es vox populi que el banco en el último año (2016)  ha sido un proveedor de fondos para el financiamiento del Estado. Una tarea diferente a la que me habían encomendado: preparar la vuelta masiva del crédito al sector privado y ordenar las políticas”.