“La UCR fue utilizada como preservativo del PRO”: reaviva Duhalde la interna de Cambiemos en campaña

El Canciller - Comentarios

Después de los cruces con Laura Alonso por la modificación de la Constitución Nacional, Eduardo Duhalde aseguró que “el radicalismo ha sido utilizado como preservativo del PRO” y reavivó la interna de Cambiemos.

Mientras el expresidente respalda a Roberto Lavagna y lo desea más cercano a Alfredo Cornejo, su posicionamiento reflota la disputa en la interna de Cambiemos y la propuesta de que la UCR necesita más protagonismo de cara a las elecciones.

Desde que se aprobó en Entre Ríos la alianza para que el radicalismo forme parte de Cambiemos en marzo de 2015, los principales dirigentes oficialistas buscaron ganar espacios de poder dentro de la fuerza que preside Mauricio Macri.

La lucha por sumar nombres radicales a las listas cambiemitas se mantiene desde entonces y aumentó en los últimos meses en aras de posicionarse de cara a las elecciones de octubre. Aunque por ahora lograron el objetivo no menor de no disolver la alianza, tras varias reuniones entre las principales espadas del macrismo y dirigentes radicales, buscan negociar.

En algunas provincias, las PASO hicieron el trabajo de la política y los partidos presentaron a sus candidatos dentro del bloque. En otros, se elejaron de la nacionalización y se enfocaron en los poderes provinciales armando nuevos frentes para evitar las disputas y en otros el macrismo prometió “listas de consenso” para competir contra el PJ, aunque no siempre cumplió.

Tras varias recorridas por las provincias, el ministro del Interior Rogelio Frigerio y Cornejo, gobernador de Mendoza, intentaron un acercamiento para eliminar las tensiones. Sin embargo, no lograron una sintonía completa y de hecho, se formalizó un quiebre luego del alejamiento de varios díscolos del sector de Alfonsín.

Ahora, es Duhalde quien desde la oposición reactiva la disputa, mientras carga contra la gestión actual y asegura que Macri no está preparado para enfrentar la situación del país.

El peronista es uno de los hombres que impulsa la candidatura de Lavagna y su lectura sobre el acercamiento del economista con el radicalismo es muy positiva. “Me encanta”, aseguró consultado por un entrelazamiento del peronismo alternativo y Cornejo de la UCR. “He recibido muy buenas críticas de políticos y empresarios nacionales”, confiirmó.

En la misma línea, el armador del PJ criticó que los representantes de la UCR no fueran siquiera convocados para debatir el consenso, cuando históricamente son autopercibieron como un partido de diálogo y transparencia.

Mientras que a Macri los números en las encuestas no le juegan una buena pasada, y las alianzas territoriales le complican el escenario a nivel nacional, la búsqueda por la incorporación del radicalismo hacia un frente opositor, no lo favorece.

Por ahora, el radicalismo y Cambiemos, pese a algunos reproches de los primeros -que reclaman más protagonismo-, se mantiene tensa. Sin embargo, la UCR aún está lejos de encaminarse a competir con fuerza en una posible sucesión del oficialismo una vez que Macri finalice su mandato.