Impuesto del 15% a las multinacionales y festejo de Guzmán: Cinco claves del histórico acuerdo del G-7

Una analogía con el gravamen local sobre las grandes fortunas.
El Canciller - Comentarios

Los ministros de Finanzas de cada uno de los países que conforman el Grupo de los 7 (G-7) lograron un acuerdo histórico para establecer un impuesto mínimo global a las empresas multinacionales. En la reunión celebrada en Londres, los encargados de manejar la economía de Canadá, Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania y Reino Unido fijaron que el gravamen sea, en principio, del 15%.

Este acuerdo se da en el marco de un contexto donde varios países ya establecieron impuestos a las riquezas, como el caso argentino, y otros están debatiendo la aplicación de un tributo similar. Es que, por la pandemia, muchas naciones entraron en crisis económica y otras empeoraron su situación. En ese sentido, este proyecto busca incrementar las arcas de los Estados miembro para hacer frente al déficit fiscal y las deudas contraídas.

A continuación, cinco claves sobre el acuerdo del G-7.

  • El objetivo es evitar que las grandes empresas, principalmente las de rubro tecnológico, solo paguen una tasa de impuesto local, como ocurre actualmente. Hoy, compañías como Amazon, Google o Facebook tienen sucursales en distintos países y declaran sus ganancias en aquellos donde las tasas impositivas son bajas.

 

  • La tasa impositiva mínima global evitaría que estos países compitan unos con otros, estableciendo gravámenes cada vez menores.

 

  • Este proyecto hará que las empresas paguen impuestos en los países donde venden sus productos o servicios, en lugar de donde declaran sus ganancias.

 

  • Las compañías multinacionales que pagarán el tributo deberán tener al menos un margen de beneficio del 10%.

 

  • El propósito es homogeneizar el sistema tributario internacional, evitando que las corporaciones cambien sus operaciones de un país a otro en busca de mayores ventajas.

Más allá que el G-7 no puede establecer una nueva fiscalidad internacional, este contrato entre pares supondría un impulso para alcanzar una negociación más formal en el G-20 y en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Guzmán celebró y puso un asterisco

“Un paso positivo para atacar la elusión impositiva de las multinacionales que debilita a los Estados Nación y atenta contra el desarrollo de los pueblos”, expresó en Twitter el ministro de Economía.

A la vez que celebró “el compromiso del G-7”, alertó que el gravamen es escaso: “La tasa mínima probablemente también será la tasa máxima y 15% es muy poco”.