Golpe de Estado en Bolivia, progresismo y dardos contra Macri: las definiciones de Alberto

El presidente electo agradeció la decisión de México de ofrecerle asilo político a Evo Morales.
El Canciller - Comentarios

Alberto Fernández participó de la presentación del libro de Gisela Brito y Ava Gómez Dasa en el Centro Cultural de la Cooperación. En la charla, que contó con la presencia del diputado chileno Marco Enríquez-Ominami, el presidente electo se refirió al golpe de Estado en Bolivia al indicar que en el país sudamericano “se interrumpió la democracia” el domingo pasado.

“No hay ningún ejército que haya liberado a un pueblo”, aseguró el referente del Frente de Todos para volver a definir a la forzada renuncia de Evo Morales como un golpe de Estado y así, marcar diferencias con el presidente de la Nación, Mauricio Macri. “Para que nadie se confunda con mentiras”, agregó.

A continuación, los tres ejes del discurso de Fernández en la presentación de “Política y elecciones en América Latina. Una guía progresista para campañas electorales“.

Sobre el golpe de Estado en Bolivia

  • “América Latina vive un día aciago porque en Bolivia se interrumpió la democracia. No es un buen día para nosotros porque en Bolivia hay una crisis social que no sabemos donde termina”
  • “El presidente Andrés Manuel López Obrador fue en socorro generosamente de sus compatriotas que estaban siendo perseguidos en Bolivia y le dio asilo en su embajada. Mi gratitud eterna al presidente. Hay otros hombres como el presidente de Perú que habilitó el aeropuerto para que puedan buscar a Evo, Perú es otro país que abrió la puerta. Y al de Paraguay con quien hablé anoche, y me dijo que las puertas de Paraguay estaban abiertas para Evo. Mi gratitud a él también”.
  • No hay ningún ejército que haya liberado a un pueblo. Hay un golpe de Estado, que nadie se confunda, para que hablemos claro y sin mentiras. Y para que después cada uno se haga cargo de lo que dice”.

 

Peronismo y progresismo

  • “El problema no es el mensaje sino la política. Hay que saber a quien representamos. Yo en la campaña simplifique mi discurso entre jubilados y bancos, les estaba marcando quienes eran mi centro de interés, y me entendieron a quienes iba a representar, a los más postergados, los que no tienen derechos. Eso es el progresismo”.
  • “He visto campañas del progresismo que lo mostraban mas cercanos a los conservadores. Un progresismo líquido para que nadie se asuste. Eso lo hacen en sociedades de profundas desigualdades. Antes somos peronistas. Somos progresistas desvergonzados, nos abrazamos con los que nadie quiere que se abrace”.

Sobre el marketing electoral

  • “El secreto es la política, no la consultoría, es algo de lo que siempre estuve convencido y lo hice desde que trabajé con Nestor (Kirchner). Un día me regalaron un libro de cómo uno se debía vestir si era candidato. Hay técnicas para saber cómo vender, esa es la mercadotecnia. Trata de detectar los compradores y qué mensaje esperan de los vendedores. Han aflorado una serie de productos que en verdad son sistemas para conocer qué espera la gente de un político”.
  • “No somos productos del marketing, sino hijos de la militancia política“, concluyó, en alusión -sin decirlo- al macrismo.

Alberto Fernández, en la presentación del libro: “Política y elecciones en América Latina”