Enfrentado con Macri, apoya Francisco el paro de la CGT: “El ajuste no deben pagarlo los pobres”

El Canciller - Comentarios

El distanciamiento entre el Papa Francisco y el Gobierno Nacional vive su etapa más feroz, luego de la media sanción a la legalización del aborto, una corrida cambiaria que devaluó un 30% la moneda nacional y el proyecto del radicalismo de separar parcialmente la Iglesia del Estado.

Y aunque el jefe del Vaticano mantiene una buena relación con María Eugenia Vidal, desde su etapa como ministra de Desarrollo Social porteña, y con Carolina Stanley, la realidad es que con Mauricio Macri hay más diferencias que afectos. Ahora, en otro capítulo de esa lucha, el sumo pontífice manifestó su apoyo al paro nacional de la CGT.

Contrariando a un Gobierno que vive una jornada atípica con un país paralizado, Francisco, a través de un paper emitido por la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS) y publicado por el órgano de información de la Iglesia católica, le reclamó a Macri que “las políticas de ajuste no las deban pagar los pobres”.

El Papa Francisco le reclamó a Macri que “las políticas de ajuste no las deban pagar los pobres”.

El documento, leído por Monseñor Oscar Frassia, le recuerda a la Casa Rosada la responsabilidad de las instituciones democráticas “en las políticas que promueven la inclusión, el empleo y la protección“. Y agrega: “La pobreza debe estar en el centro de las preocupaciones de la democracia, las políticas de ajuste no deberían ser pagadas por los pobres”.

De esta manera, la Iglesia comandada por un Francisco divorciado del Gobierno se suma a la oposición, sindicalistas, empresarios y movimientos sociales en la lucha por dominar las calles en contra de las medidas económicas que han “creado el descontento y la protesta de la población, que ha visto subir el precio de la gasolina, el dólar y los principales bienes de consumo doméstico”.