En traje de candidato, dibuja Kicillof en Washington calma en mercados para Cristina y caos para Macri

El Canciller - Comentarios

Después de su ausencia en la presentación del libro de Cristina Fernández, Axel Kicillof viajó a Washington donde se refirió a la situación comercial de Argentina y alimentó la incertidumbre respecto al futuro económico del Gobierno actual. En clave de candidato, siguió el guiño de la expresidenta a Donald Trump y apeló a la necesidad de articular políticas para mejorar el esquema internacional de negocios rumbo a octubre.

El exministro de Economía, llegó a Estados Unidos tras su visita a México y se reunió con autoridades de la Cámara de Comercio estadounidense, luego con los diputados Ro Khanna, Andy Levin y Pramila Jayapal y estuvo en la American Postal Workers Union, en un encuentro con referentes sindicales, intelectuales, de organismos sociales y políticos del país.

El economista fue cauteloso a la hora de hablar sobre un eventual triunfo del kirchnerismo, aunque tras meses de intentos de acercamiento al diálogo con el FMI y reuniones para intentar negociar de cara a las elecciones, confirmó el mensaje que fue a llevar: no defaulteará.

En la construcción de un mensaje con doble sentido, de inestabilidad para lo que resta de la gestion de Mauricio Macri y por otro lado, de confianza para lo que vendrá en una posible vuelta del kichnersimo, modificó levemente su posicionamiento y evitó hablar de una renegociación de deuda como lo había hecho en abril.

Así, en conferencia abierta con el periodista Juan Carlos López de la CNN en Español, aseguró que “Argentina está inmersa en un gran debate en torno al estrés financiero provocado por el programa económico del gobierno de Macri” y que el kirchnerismo como oposición tiene “la enorme responsabilidad de no agregar ninguna turbulencia adicional a la delicada situación, pero necesitamos entre todos debatir cómo ayudar para que el país no sufra ninguna situación más compleja aún”.

Y aunque apeló a la necesidad de un consenso y resaltó que le parece “saludable” que el gobierno haya convocado a un diálogo, también aprovechó para profundizar la grieta. “Llevamos más de 3 años tratando de que escuche, hemos presentado proyectos en todas las instancia necesarias, y el gobierno los ha ignorado sistemáticamente”, afirmó.

En esa misma línea, intentó llevar la calma a los mercados y puntualizó la importancia del trabajo, la producción y las pymes, como así también se refirió a la necesidad de priorizar la salud, la educación, la ciencia y la tecnología, la industria nacional.

Frente al nerviosismo de los mercados para con la expresidenta por el no-arreglo con los holdouts en 2015 que finalizó con el pago completo de la deuda por parte de Macri en 2016, el posible candidato a gobernador aceita las relaciones para allanar el camino en la carrera electoral.