“Contento, entusiasmado y con la motivación de hacer algo importante”, el precandidato a diputado nacional por la UCR Adelante Ciudad Adolfo Rubinstein conversó con El Canciller y dijo que el "rol del radicalismo no depende de si Larreta quiere o no quiere que sea protagónico”. A pesar de haber sido ministro de Mauricio Macri, el sanitarista considera que este es su primer paso real en la política y asegura: “Esta elección no define mi futuro político, ni el de Manes y el radicalismo”.

- ¿Está discutido el liderazgo dentro de la UCR?

Hasta ahora los que expresaron su voluntad de presidir el Comité Nacional a partir de fin de año fueron Gerardo Morales y Martín Lousteau. Morales tiene una línea muchísimo más nacional y federal, Lousteau está más concentrado en la Ciudad de Buenos Aires.

- Lousteau tiene un compromiso con Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad, ¿ese acuerdo es un potenciador para el radicalismo porteño o un limitante?

Depende. Claramente existe ese acuerdo para sucederlo como jefe de Gobierno, cosa que no está decidida porque también está en posición de largada María Eugenia Vidal.

- Si la situación en 2023 es esa, ¿ustedes, como Adelante Ciudad, actuarían de forma orgánica o buscarían un acuerdo aparte?

Yo creo que si bien ahora existen algunas diferencias con el oficialismo radical de la Ciudad, probablemente se van a resolver después de las elecciones e iremos todos juntos, por su puesto.

- ¿Por qué tanto María Eugenia Vidal como Diego Santilli no quieren debatir?

Porque les falta una propuesta clara. Si vos ves la lista de Vidal, es una lista que, parafraseando el tango “Griseta”, es una suerte de “mezcla rara de Museta y de Mimí”. No expresa nada, hay mucha gente y falta identidad. Ha sido un loteo de espacios políticos. Vidal se ha desdibujado mucho al migrar de la Provincia a la Ciudad de Buenos Aires. Esto fue además una suerte de adelanto de la agenda presidencial por parte de Larreta, del 2023 al 2021. Lo cual generó mucho ruido político innecesario.

- ¿Creés que Larreta se apuró?

A mi me parece que sí. Pero también todo esto fue un despertar para el radicalismo, porque parecía que las internas de Juntos por el Cambio eran las internas del PRO. Ahora el radicalismo tiene un rol bastante más activo y algo que decir.

Rubinstein: “Larreta se apuró al adelantar su agenda presidencial a 2021”

- ¿El hecho de que Larreta se haya apurado generó que el radicalismo tomara mayor iniciativa?

No fue la única razón. En la elección interna de marzo en la provincia de Buenos Aires votaron 150.000 afiliados en medio de una pandemia de forma voluntaria. Eso significó un movimiento brutal. Después, el adelantamiento de la agenda presidencial de Larreta generó una decisión del radicalismo de tener un rol más protagónico.

- Recién mencionabas que “Vidal se ha desdibujado mucho”, ¿a qué creés que responde?

Vidal dejó una imagen muy clara en la Provincia. Fue gobernadora, “la Leona”, la peleó mucho contra el narcotráfico, el juego, la corrupción política. De golpe, la decisión que tomaron sorprendió a todo el mundo, no se termina de entender el por qué. Fue una decisión equivocada, generó mucho enojo ni bien entró.

- ¿Considerás que responde a un compromiso orgánico con el larretismo o una cuestión más personal de su carrera política?

Yo creo que hubo mucho de decisión personal. No creo que Larreta le haya dicho “venite para Capital y que Santilli vaya a la Provincia”, me parece muy rebuscado. Ahora, las razones nunca las terminó de explicar.

- ¿Esta elección define el lugar que van a tener hacia dentro de la coalición en 2023?

No, esto es el comienzo. En mi caso es mi primera elección, no tengo una carrera política, vengo de la medicina y la Salud pública, muy parecido a lo de Facundo Manes. Mi cargo como ministro de Salud fue más desde lo tecnocrático que desde lo político. Este es el primer paso. Esta elección no define mi futuro político, ni el de Manes ni el del radicalismo. Hay ambiciones de gobernar y de que el próximo presidente que sea de Juntos por el Cambio sea radical.

- ¿Lo ves a Larreta con más vocación de darle un mayor lugar al radicalismo que la que tuvo Mauricio Macri?

No es una cuestión de vocación, es una cuestión de balanza de las fuerzas políticas y de la voluntad de cada espacio de tener presencia. No depende de la magnanimidad de Larreta o de si quiere o no quiere que el radicalismo tenga un rol protagónico, depende de la voluntad y la actitud de la UCR.