El default no es una opción: el mensaje de Cristina que lleva Kicillof a los think tanks de Washington

El Canciller - Comentarios

El 9 de mayo, un día después de que la expresidenta Cristina Kirchner presente su libro “Sinceramente” en la Feria del Libro, su exministro de Economía, Axel Kicillof, visitará Washington DC para participar de un think tanks por el que ya pasaron otros dirigentes políticos argentinos, aunque ninguno de Unidad Ciudadana. Antes de pisar Estados Unidos, el doctor en Economía de la Universidad de Buenos Aires presentará un libro en México y se reunirá con referentes económicos del presidente Andrés Manuel López Obrador. Aunque aún no se anunció como candidato, Kicillof podría ir por la gobernación bonaerense contra María Eugenia Vidal.

Aunque su viaje tiene el motivo de participar en el think tank del Centro Woodrow Wilson, el exministro mantendrá reuniones importantes con líderes del sector financiero norteamericano. En particular, el exministro llevará a Estados Unidos un mensaje claro de la senadora de Unidad Ciudadana que se posiciona primera en las encuestas para volver a la presidencia: “Cristina Kirchner no piensa ir al default”. Por el CWW ya pasaron el precandidato presidencial de Alternativa Federal, Sergio Massa; el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo; el candidato presidencial del Partido Libertario, José Luis Espert, y el gobernador de San Juan, Sergio Uñac.

El mismo mensaje transmite constantemente en sus reuniones el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, Alberto Fernández. Las principales espadas de diálogo de la expresidenta aseguran que Cristina apuntaría a un gobierno con cierta autocrítica en algunos temas puntuales que la llevaron al deterioro frente al electorado: el hermetismo económico y el poco diálogo con vastos sectores del establishment, en particular el campo.

En el libro “Y ahora qué” de Axel Kicillof, que deja claves mucho más claras sobre el futuro programa económico que podría implementar el kirchnerismo que el de la actual senadora, de tinte más personal que político y económico, se observa claramente esta autocrítica aunque siempre aclarando que la relación con los sectores económicos más altos debe ser tensa y de diálogo.

Existe, en particular, un hecho que genera una gran desconfianza de los mercados para con la expresidenta. Se trata del no-arreglo con los holdouts (fondos buitre). En ese entonces, cuando Cristina podría haber arreglado el pago con alguna quita para salir del default, decidió apostar por un discurso rupturista con Estados Unidos (el conocido slogan “Patria o buitre“). La decisión derivó en un proceso de litigiosidad que finalizó con el pago completo de la deuda por parte de Mauricio Macri, ya en 2016.

En febrero pasado, Kicillof ya recibió en sus oficinas al jefe de la misión para la Argentina del Fondo Monetario Internacional, Roberto Cardarelli, y el enviado del organismo al país, Trevor Alleyne. Para este viaje, el exministro aún no detalló su agenda completa y no se sabe si prevé nuevas reuniones con la entidad que preside Christine Lagarde.