Crisis en la industria del juguete: impacta de lleno la recesión en la Navidad y caen un 20% las ventas

El Canciller - Comentarios

La recesión y la pérdida de poder adquisitivo del salario impactaron este año de lleno en la Navidad. Según datos de la cámara que agrupa a los empresarios y comerciantes del sector, las ventas de juguetes cayeron un 20 por ciento para estas fiestas, en comparación con 2017.

El informe realizado por la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), registró una caída del 19,8 por ciento en la cantidad de unidades vendidas. Es decir que por cada 5 juguetes que se compraron el año pasado, este año se compraron cuatro.

En el detalle, el informe de CAIJ precisó que la comercialización de artículos para bebés y niños más chicos, del segmento denominado “Primera Infancia”, registró una baja del 16,8%  interanual, mientras que los didácticos y el material educativo cayeron 15,3%. El dato es importante porque son los dos rubros que acumulan más del 40% de participación en el mercado.

La venta de juegos de mesa, en tanto, experimentó una baja similar, del 16,8%, y la de autos y camiones un retroceso del 17,5%. Los que más cayeron -aunque tienen poca relevancia en el mercado- fueron los instrumentos musicales de juguete (33,8%) y los juguetes con radio control y motor incorporado (31,8%).

El informe evidenció, además, el fracaso de los programas del Ministerio de Producción y Trabajo de Dante Sica, como el Ahora 3, aunque también fracasaron las promociones de la Cámara, como ofertas de dos por uno, descuentos de hasta el 50% por pago en efectivo y vouchers en centros comerciales.

El presidente de la CAIJ, Matías Furió, advirtió sobre la situación crítica de la industria nacional del juguete, que debió resignar forzadamente rentabilidad en un contexto de recesión y alta inflación: los precios subieron un 37% interanual a pesar de los aumentos en los costos de producción, que acumularon un 200% por la disparada del dólar.

Aunque la caída del 20% es significativa, la Navidad fue una suerte de “salvataje” para los comercios. Según Furió, “las ventas de los últimos meses que venían registrando en el período septiembre-noviembre, un retroceso del 40% en unidades salidas de fábrica”.