Con la polarización como bandera, apuestan Marcos y Durán Barba a las expectativas en la economía

El Canciller - Comentarios

Aunque lo cuestionan dentro y fuera de Cambiemos, el jefe de Gabinete Marcos Peña ya mostró una habilidad incuestionable para salir indemne del fuego. La economía del año con los peores números del macrismo lo vuelve a poner en el centro de la escena. El funcionario no perdió un ápice de la confianza presidencial y hoy se erige nuevamente como el capitán para cuatro años más de un proyecto que sólo mantuvo firme el antikirchnerismo y el ajuste.

No es el único que suma facultades en el equipo amarillo. El asesor electoral Jaime Durán Barba y el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne también ostentan hoy más poder que nunca en el pasado. El dúo Peña – Durán Barba ostenta un cúmulo de elecciones victoriosas en la guantera y hoy se enfrentan a la madre de las batallas: las peores cifras de inflación, desempleo, producción, consumo y actividad económica de la década, contorneados por una deuda que está a un nuevo cachetazo de pedir default.

Los editorialistas Eduardo Van der Kooy, en Clarín, Ernesto Tenembaum, en Infobae, y Joaquín Morales Solá, en La Nación apuntaron el diagnóstico electoral para 2019 alrededor de la figura de Cristina Kirchner. Más allá de su candidatura, la polarización con su partido es el caballo de batalla electoral de Cambiemos nuevamente. Para un importante sector de la sociedad, apuntan los columnistas, lo único relevante es que Cristina quede fuera de la competencia.

La pregunta que aparece a estas horas en Cambiemos es cómo se presentará el peronismo en 2019. El gurú ecuatoriano apuesta por un peronismo polarizado y asegura que no habrá unidad. El ala más política de Cambiemos no está tan segura de esta premisa y advierten que ha habido en la historia uniones menos esperadas que la de Cristina con el PJ dialoguista.

La otra apuesta es repetir la función económica del 2017. “Aunque venimos mal, estamos mejor”. Cuatro o cinco meses positivos justo antes de que los votos lleguen a las urnas. Como todo lo relativo a la economía de Cambiemos, pende de un hilo: que no se escape el dólar, que no se fuguen más divisas, la cosecha récord y un poco de confianza de los mercados.