Variante Delta: las claves para demorar su propagación y la postura de los especialistas

En el grupo de asesores del Gobierno consideran que la prevalencia de la cepa Manaos ofició de barrera ante la mutación india y retrasó su llegada ¿Terceras dosis?
El Canciller - Comentarios

El lunes pasado la ministra de Salud Carla Vizzotti dijo que si bien la circulación de la variante Delta “no es predominante” en la Argentina, “ya está cerquita de ser comunitaria”. Entre Ciudad y Provincia de Buenos Aires, ya son 8 –al momento de la publicación de esta nota– los casos que contrajeron esa cepa sin nexo con viajeros. El último confirmado fue un joven de 39 años oriundo de Lanús, pero que trabaja en la Biblioteca Nacional, en CABA.

La noticia la dio el encargado de la Salud bonaerense, Nicolás Kreplak. “La transmisión comunitaria empieza a darse”, dijo en conferencia de prensa. En el grupo de infectólogos expertos del Gobierno dan por sentado que, en algún momento, la variante detectada por primera vez en India, en octubre de 2020, será predominante en Argentina. La pregunta pasa por el “cuándo”.

Para el asesor del gobernador Kicillof, Jorge Rachid, “de acá a un mes o mes y medio” la nueva cepa reemplazará a la Manaos en términos de prevalencia. En el conjunto de especialistas creen que la gran cantidad de gente contagiada con la variante proveniente de Brasil generó una barrera para la propagación de la Delta en el país y que, como ahora están bajando la circulación y los casos, la cepa india encuentra lugar.

Así lo considera el asesor de Alberto Fernández, Luis Camera, quien dijo a El Canciller: “La posibilidad de que venga una nueva ola es muy alta, casi segura”. A su vez, anticipó: “El semáforo sanitario, que antes dependía mucho de la cantidad de casos, hoy va a depender más de cómo se ocupan las camas de terapia intensiva”.

La Delta ya circula por al menos 135 países, es doblemente contagiosa respecto al virus original y la carga viral en las vías respiratorias puede ser 1.000 veces más alta. Además, el tiempo necesario para el contagio es más alto: 10 o 15 segundos, en vez de los 15 minutos de las primeras variantes.

La importancia de las segundas dosis

En Argentina, más de un 80% de los mayores de 18 años tiene una dosis. Pero lo cierto es que la efectividad contra la Delta desciende fuertemente en caso de no tener el esquema completo. En tanto, un 60% de los mayores de 50 años se aplicó las dos dosis. El dato preocupante aparece en la población total, donde solo el 25% tiene el doble sello en su certificado de vacunación.

“En los estados de Estados Unidos que tienen menos del 40% de vacunados, o en Moscú donde están por debajo del 50%, la Delta está produciendo estragos porque la muerte es de los no vacunados”, explicó Rachid a este medio. Por eso el Gobierno apura la aplicación de segundas dosis: 8 de cada 10 personas inoculadas durante agosto ya habían recibido la primera.

Entonces, ¿cómo se explica el caso de Israel, en donde la Delta elevó los casos nuevamente a pesar de contar con más del 60% de su población completamente vacunada? “Porque no alcanza –explicó Camera–. Es tan contagiosa esta variante, que para tener inmunidad de rebaño necesitamos no menos de un 80% u 85% de la población con esquema completo”.

Terceras dosis

Por esta misma razón, a principios de agosto, el país de Medio Oriente decidió comenzar a aplicar una tercera dosis a los mayores de 60 años. Los expertos asesores de Nación y Provincia aseguran que en Argentina también se aplicarán el año próximo, sobre todo en los casos de Pfizer y Moderna, que son fármacos que utilizan la plataforma de ARN mensajero y, según Rachid, “son las que menos resistencia tienen en la continuidad de anticuerpos”.

Para Camera, la llegada de la variante india implicará “el paso hacia la endemia”. En ese sentido, el médico desarrolló: “El virus se va a quedar. No me sorprendería que el mundo occidental diga, de acá a tres meses, que se da por terminada la pandemia; como actitud política. Saber que el virus está, pero que lo podemos controlar”.