Trasplantes durante la cuarentena: ingreso de médulas óseas al país y readaptación de protocolos

Desde el comienzo del aislamiento obligatorio, se hicieron 156 trasplantes de órganos y 58 de córneas. Cuatro argentinos pudieron recibir médulas del exterior.
El Canciller - Comentarios

El futuro era incierto. La espera de meses, e incluso años, parecía vislumbrar un final. Pero llegó la pandemia, y con ella el cierre de fronteras. En este contexto, la donación de órganos de un país al otro también comenzó a correr riesgos, y hasta llegó a verse paralizada ante la situación internacional. Pero ese temor se desvaneció, cuando el pasado 23 de abril, el ministro de Salud, Ginés González García anunció que cuatro argentinos serían trasplantados con médulas de donantes del extranjero.

“Cuando supe que me iban a trasplantar sentí felicidad absoluta y mucha esperanza de tener la médula de mi donante 100% compatible del otro lado del mundo. Como dicen los transplantados, mi alma gemela“, cuenta Carolina Embon cuyo donante es de Israel.

Además de arribar la médula para la mujer de 42 años, llegaron otras desde Alemania y Brasil, que serían para tres personas más. Una de ellas es la médica pediatra Mariana Plater. “El jueves pasado me trasplantaron, es decir me transfundieron las células de mi donante. Ahora estoy esperando que estás se reproduzcan y ocupen mi médula”, dice Mariana desde su internación en el Hospital Alemán.

Ambas fueron diagnosticadas con leucemia en septiembre de 2019 y desde ese entonces buscaban su donante 100% compatible. Cuando lo hallaron no pudieron ser trasplantadas por el incipiente brote del coronavirus. De a poco, los países adaptan sus normas y permiten el ingreso de órganos de países extranjeros.

La dificultad de conseguir un donante compatible afecta a la mayoría de las personas que padecen esta enfermedad. En el 75% de los casos, su grupo familiar no puede donarles las células.

Desde el 2003, se importan las células desde el exterior sin necesidad de que el paciente viaje. Este procedimiento se logró gracias a la creación del Registro Nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del INCUCAI.

Te recomendamos leer

Cuando el trasplante se volvió posible

Mi médula llegó en un vuelo de repatriados de la aerolínea Lufhtansa al cuidado de la tripulación. Ese día el ministro de Salud compartió la noticia en Twitter”, dice Mariana. El traslado de células de donantes del extranjero se hace en vuelos de pasajeros con personal especializado. Esta metodología cambió con el aislamiento obligatorio.

Además, se realiza la criopreservación de las células, en la que se congelan con una solución especial a -196° y se transportan en tanques con nitrógeno líquido, que aseguran la temperatura: “Las células del donante se congelan y se esperan 15 días por si tuvo coronavirus”.

Dos días antes de que Mariana reciba el trasplante se hizo el test de coronavirus: “48hs antes de ser trasplantado se interna el paciente, para destruir la médula a través de la quimioterapia. El día siguiente es de limpieza, y al otro se lo trasplanta”.

Mariana Plater antes de ser trasplantada.

La pediatra cuenta que hay días que está bien de ánimo, como hoy, y otros no. “Tengo que esperar por lo menos entre 15 y 20 días o un poco más para tener el alta. Y entre 10 y 15 días, las células se van a empezar a reproducir“, relata. Y agrega: “Puede complicarse o no”.

Para que su organismo no rechace la médula toma inmunosupresores. Los cuidados son extremos, debido a que tiene “cero defensas”, y se encuentra “aislada”. Aunque es consciente de que “son momentos que hay que pasar para estar del todo bien”.

Mariana rememora el momento en que se enteró que iba a ser trasplantada. “Estaba re feliz, no lo podía creer”. Desde que escribió una carta pública pidiendo la intervención (que se había paralizado debido al cierre de fronteras) hasta que le llegó la noticia del trasplante, el tiempo le pareció “eterno”, aunque fueron solo dos meses.

“Veía imposible el trasplante por la cuarentena. Ya pensaba en recibir la donación de uno que sea argentino, pero menos compatible”, dice. Y aclara que no tenía opción de no hacerse el trasplante. “Cuando me trasfundieron miraba y no lo creía”. 

En la espera

Dos semanas antes de que llegara la médula de Mariana, arribó al país desde Israel la de Carolina. Fue la primera en llegar a la Argentina. Sin embargo, no se pudo hacer la intervención debido a que tuvo que estar un mes internada en el Fleni para hacerse quimioterapia: “Estuve aislada ese tiempo en la unidad de trasplante, en donde solo entra el personal de salud con un código”.

Durante la internación le hicieron exámenes exhaustivos como tomografía y Eco Doppler, hasta cultivos y análisis de sangre. También tuvo que hacerse control odontológico y el hisopado del coronavirus.

Este miércoles le dieron el alta y espera el resultado de la biopsia para saber si podrá ser trasplantada en 15 días.

Llegó al país la médula para Carolina Embon.

“Si la biopsia me da bien tendré una semana de acondicionamiento con una quimio super intensa y en mi caso, radioterapia también. Se necesita borrar todas las células, en especial las malignas, aunque las buenas las barren por igual”, explica.

Carolina tiene esperanzas. Siente que todo va a salir bien y se prepara para lo que vendrá: “Después del trasplante los glóbulos blancos están en 0 y son necesarias las transfusiones de sangre de forma constante, porque la médula del donante no los genera hasta que prende”.

Te recomendamos leer

Estadísticas de trasplantes en la cuarentena

Este sábado es el Día Nacional de la Donación de Órganos. Para conmemorar la fecha, el INCUCAI convoca a las personas a “enviar” sus abrazos, a través de las redes, con el hashtag #AbrazosDeVida. Muchos trasplantados, profesionales de la salud y familiares de donantes enviaron sus abrazos para agradecerles a los médicos y donantes que hicieron posible los trasplantes.

Desde que comenzó la cuarentena el 20 de marzo, se hicieron 156 trasplantes de órganos y 58 de córneas. 214 pacientes de todo el país recibieron un trasplante gracias a la concreción de 68 operativos de donación de órganos y tejidos

Durante este año, se hicieron 407 procesos de donación: 233 personas donaron sus órganos y 174 sus tejidos, permitiendo la realización de 561 trasplantes de órganos y 415 de córneas. . Todavía 7.125 esperan la misma intervención que cambiará sus vidas.

La Sociedad Argentina de Infectología y el INCUCAI actualizaron tres veces los protocolos para trasplantes. Para ello recibieron asesoramiento de expertos en infectología y organismos de procuración.

Atención del INCUCAI

El organismo atiende a los pacientes que estén en lista de espera y hayan sido trasplantados. Las consultas se pueden hacer de lunes a viernes de 10 a 16 hs.

  • WhatsApp: (+54 9) 11-2154-8518/ 11-2156-4910/ 11-2156-5667/ 11-6653-4136
  • Correo electrónico: [email protected]