Stornelli acorralado: revela Alconada Mon que investigó, vía D’Alessio, a la expareja de su mujer

El Canciller - Comentarios

El fiscal Carlos Stornelli está contra las cuerdas. No solo por haber sido declarado en rebeldía por el juez federal Alejo Ramos Padilla, sino porque el proceso judicial que lleva adelante el juez de Dolores reveló una nueva maniobra que habría llevado a cabo el fiscal: investigar ilegalmente a la expareja de su actual mujer a través del falso abogado Marcelo D’Alessio, detenido por la presunta extorsión al empresario Pedro Etchebest.

Según publicó hoy Hugo Alconada Mon en La Nación, Stornelli mantuvo con D’Alessio varias conversaciones sobre las actividades laborales y económicas de Jorge Christian Castañón, un piloto peruano de 46 años que vivió en la Argentina y tuvo una relación sentimental con la actual pareja del fiscal, Claudia Graciela Reston.

En el entorno del fiscal niegan que haya sido Stornelli el que le pidió a D’Alessio hacer ese seguimiento, y que este último lo hizo por su cuenta para congraciarse con él y lograr la relación de confianza que luego explotaría con Etchebest. “D’Alessio se mandó solo y luego dijo boludeces, como siempre”, afirmaron al diario fuentes cercanas al fiscal. “Un día le escribió [al fiscal] y le preguntó el nombre [de la expareja de su mujer], y sin que nadie le ordenara nada, él se ofreció a averiguar y después vino con que los pilotos tienen pasajes gratis y que trabajaba en una línea aérea”, agregaron.

Los diálogos sobre Castañon, que actualmente residiría en Estados Unidos, son explícitos. Por eso Ramos Padilla, sin mencionar el vínculo del piloto con la mujer del fiscal, le imputó a Stornelli “labores de espionaje en forma paralela a las investigaciones judiciales a Marcelo Sebastián D’Alessio respecto de Jorge Christian Castañon, de nacionalidad peruana y presunto piloto de la aerolínea United Express, empresa subsidiaria y de cabotaje en los Estados Unidos de United Airlines”.

En esa conversaciones por WhatsApp, entre el 11 y 16 de enero pasado, Stornelli habla de Castañón como la “presa” y lo describió así: “Siempre fue bagayero. Peruano. Nacionalizado. Reniega de su origen”. D’Alessio acató la orden: “Yo me encargo”.

“¿Averiguaste algo del peruano?”, le preguntó el fiscal al falso abogado tres días después, según consta en la resolución del juez de Dolores. D’Alessio respondió dos días más tarde que trabajaba en United Express, a las órdenes de Andrew Ashbury, y que no sería empleado directo de United Airlines. “Consigue pasajes gratis y de upa. También con descuentos. Léase: bagayero”, graficó.

Luego vino el chat que más compromete a Stornelli. “¿Qué se puede hacer?”, preguntó el fiscal, y el agente inorgánico de inteligencia fue prudente: “Lo tenemos que ver personalmente”. Pero Stornelli insistió: “¿Se puede advertir en algún lado del bagayo? ¿O no vale la pena?”. La respuesta de D’Alessio explica por qué quería conversarlo en persona y no por WhatsApp: “Sí, yo le haría algo un poquito peor, por eso quiero hablarlo personalmente con vos, no por acá. Le pondría algo en la valija viste y ahí se deja de joder. Lo bloquea allá acá o donde vos quieras”.