Reaparece Caputo en los medios y aleja los murmullos sobre el fin del gradualismo

El Canciller - Comentarios

No es muy común que el ministro de Finanzas irrumpa en los medios para explicar alguna medida oficial. Sin embargo, Cambiemos utilizó todas sus armas posibles para acallar las críticas y eliminar los murmullos después de las repercusiones que aún continúan sobre la vuelta al Fondo Monetario Internacional.

El amigo e integrante de la mesa chica de Macri, Luis Caputo, fue el elegido para explicar que el pedido de rescate al FMI de Christine Lagarde “permitirá asegurar los créditos hipotecarios y los planes sociales”.

“Nos va a permitir mantener el gradualismo que venimos llevando adelante”, afirmó, en una entrevista al sitio Infobae, mientras garantizó que “los planes sociales y los créditos se van a poder sostener” cuando se alcance el arreglo con el organismo internacional. “Ya no dependemos de la situación de los mercados y no tendremos que buscar financiamiento interno”, agregó.

“Lo que queremos con este acuerdo es llevar tranquilidad a la gente, a los empresarios y a los mercados. Yendo al Fondo estamos cortando cualquier posibilidad de tener alguna sorpresa negativa”, aseguró, mientras ayer el dólar marcó un nuevo récord y reina la incertidumbre sobre el futuro del tipo de cambio en Argentina.

Con este libreto de calmar la tensión y despejar dudas, Caputo le envió un mensaje a la sociedad: “Está garantizada la plata para pagar las jubilaciones y las asignaciones universales”. “No podemos especular con que nada pasará, tenemos que cubrirnos ante cualquier eventualidad”, lanzó.

“Lo que queremos con este acuerdo es llevar tranquilidad a la gente, a los empresarios y a los mercados”, dijo Caputo

¿Qué ocurrirá con los créditos hipotecarios? “Definitivamente no se corta. Es verdad que hubo una fuerte suba en las tasas, pero de corto plazo. Los préstamos para la vivienda son a 20 o 30 años y pueden estar todos tranquilos que no se van a ver afectados”, aseguró.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, mantuvo el primer encuentro con la titular del FMI, Christine Lagarde. Sin embargo, aún no se conocieron los detalles de los montos que pedirá Argentina, aunque se especula con que sea alrededor de 30.000 millones de dólares. “Se está negociando un stand-by, que permite acceder al mayor múltiplo de nuestra cuota”, dijo.

Sobre los fantasmas que provoca en la sociedad volver al Fondo, expresó: “Es absolutamente entendible, porque se acuerdan de los malos momentos.  Pero como dice Macri, no nos tenemos que mentir. Es fácil encontrar un chivo expiatorio y decir que fue el FMI o un complot mundial, pero han sido nuestras políticas erróneas”.