Quién es el opositor ruso ¿envenenado? por Putin (y una larga saga de crímenes sin resolver)

Alexei Navalny se encuentra en coma y su vocera denunció que fue una acción deliberada. Un nuevo capítulo de una disputa despiadada en el régimen de Vladimir.
El Canciller - Comentarios

De nombre completo Alexéi Anatólievich Navalni, este abogado de 44 años se consolidó en los últimos años como la principal referencia de la fragmentada oposición a Vladimir Putin en Rusia.

Como parte de la organización Rusia del Futuro, el político de centro-derecha nunca enfrentó directamente al jefe de estado ruso en elecciones pero fue un animador de actividades e iniciativas opositoras durante los comicios de 2018. Llegó a presentarse como alcalde de Moscú aunque fue derrotado en un episodio que no reconoció como válido.

Con un pasado controversial con paso por distintas formaciones partidarias, Navalny fue internado de urgencia cuando viajaba de Siberia a Moscú y se encuentra en coma. La vocera del político, Kira Yarmysh, aseguró: “Creemos que fue envenenado con algo mezclado en su té”.

El abogado conservador ya denunció intentos de intoxicación para terminar con su vida en el pasado como cuando tuvo que cumplir una pena en prisión por organizar manifestaciones sin autorización.

La historia de Navalny no es tampoco novedosa en un país con una larga trayectoria de ataques y crímenes políticos. El grupo musical Pussy Riot es conocido mundialmente por su oposición al Kremlin y por haber sido condenadas a prisión por sus videos contestatarios.

En 2018, la integrante Pyotr Verzilov tuvo que ser trasladada a Berlín para recibir tratamiento, mientras que el activista Vladimir Kara-Murza fue hospitalizado con síntomas de envenenamiento en 2015 y 2017.

Sin embargo, el caso que quizás más llamó la atención del mundo fue la muerte de Aleksander Litvinenko, un exagente de la KGB que se exilió en Reino Unido para denunciar las operaciones del servicio secreto de Putin.

El exespía murió en noviembre de 2006 como resultado de una repentina y extraña enfermedad que sus allegados siempre endilgaron al presidente ruso. El principal sospechoso del crimen reviste como parlamentario del oficialismo en la Duma y goza de inmunidad.