Provincias con circulación por DNI: cómo se controla y cuál es su eficacia

Jujuy habilitó los paseos y la actividad física. Cuál es la situación en las otras provincias que también adoptaron la iniciativa. Qué pasa con quienes no cuentan con documento de identidad.
El Canciller - Comentarios

Alberto Fernández dejó la pelota picando. Al momento de cambiar de fase por una “cuarentena focalizada“, el Presidente anunció que las provincias podrían flexibilizar el aislamiento social obligatorio, de acuerdo a los riesgos de contagio, aunque con el visto bueno de Nación.

A partir de allí se barajaron cientas de opciones. El Gobierno, por caso, habilitó la “salida recreativa“, de una hora por día, aunque no tuvo aceptación por parte la mayoría de los gobernadores. El argumento de los jefes provinciales es que ese permiso podría terminar con un desborde de personas en la calle y, por ende, con un peligro latente de contagio. Por eso, varias provincias empiezan a pensar en otras alternativas y entre ellas, una de las que pica en punta es controlar la circulación “flexibilizada” a partir del DNI.

Jujuy fue una de las primeras regiones en habilitar esa modalidad. “Hace 18 días que no teníamos registrado ningún caso, por eso empezamos a flexibilizar la cuarentena”, explicó a este medio un vocero del gobernador Gerardo Morales. “Tampoco queríamos que se descontrole, por eso pensamos reducir a la circulación a la mitad: un día salen las personas con numero par en el documento y otro día, los impares”, aclararon.

La habilitación de la circulación permite desde realizar caminatas o salir a correr -en lugares cercanos al domicilio- pasear con niños o bien, hasta realizar gestiones o trámites presenciales. Eso sí, se debe mantener un metro y medio distancia con el acompañante y 10 metros entre el resto de la gente, usar barbijo, llevar alcohol en gel o agua con jabón y no compartir la hidratación.

Para ser equitativo, semana tras semana se rota los días de circulación: un grupo los lunes, miércoles y viernes, y el otro, los días martes, jueves y sábados. El domingo nadie puede circular.

Te recomendamos leer

Otros antecedentes

Pero la provincia norteña no es el único caso en implementar la flexibilización de la cuarentena a través del documento. En Chubut también se utiliza el número de DNI para ordenar la circulación local, aunque el objetivo no es “flexibilizar”, sino restringir la cantidad de gente en las calles.

“Es el mejor mecanismo, lo aplicaron otros países y es matemática: baja automáticamente el 50% la gente habilitada a circular, achica la cantidad de personas, que es la única forma de enfrentar el virus”, justificó Federico Massoni, ministro de Seguridad de Chubut. Luego del anuncio del presidente, en la Gobernación (que comanda Mariano Arcioni) debaten acerca si aceptar o no esa iniciativa. “Pero seguiría el uso del DNI. Eso no se toca“, comentaron a El Canciller desde la casa de Gobierno provincial.

Río Negro también implementó la misma medida que su provincia vecina. Aunque los riesgos son bien distintos: mientras que Chubut cuenta con dos casos confirmados de coronavirus, en la otra región patagónica ya se contabilizaron más de 180 personas con COVID-19.

En la Provincia de Buenos Aires también hay lugares donde se permite la circulación sólo por número de DNI. En ese caso, la reglamentación fue determinada por algunos municipios, entre ellos, Ezeiza y Olavarría.

Principales inconvenientes

Una de las principales dudas que surge ante este mecanismo es saber cómo funciona el control en la circulación. Es decir, cómo hacer para evitar la viveza de salir a la calle aún cuando no corresponda. “La verdad es que tuvimos pocos casos, la gente es muy consciente de lo que está pasando”, respondieron desde la Gobernación de Jujuy, a la vez que agregaron que “la Policía es la encargada de pedir la documentación correspondiente”.

Por otra parte, cabe cuestionarse qué sucede con las personas que nunca tuvieron documento de identidad. Es que si bien no hay una cifra oficial sobre esa población, justamente por no estar registrados, se calcula que alrededor de 800.000 argentinos -de acuerdo a la organización Microjusticia- no cuenta con su documento de identidad. Estos “invisibles” en su gran mayoría son adultos mayores, la población con mayor riesgo frente a la pandemia del coronavirus.