Protocolos seguros y viajes esenciales: cómo será la vuelta de los vuelos de cabotaje

"Los servicios de transporte de pasajeros aéreo de cabotaje son estratégicos para el desarrollo de las economías regionales de país", sostuvo la resolución publicada en el Boletín Oficial este jueves.
El Canciller - Comentarios

El Gobierno dispuso el regreso de los vuelos de cabotaje desde este jueves tras casi siete meses sin frecuencia. Solo podrán viajar los pasajeros que cuenten con el certificado único habilitante para circulación – emergencia covid-19.

A través de la resolución 221/2020 en el Boletín Oficial se derogó el artículo que prohibía este transporte a mediados de marzo, en el comienzo de la pandemia de coronavirus. En la vuelta “de los servicios de transporte aéreo de cabotaje comercial y aviación general, los operadores de los servicios de transporte correspondientes deberán contar con procedimientos y protocolos“. Los mismos estarán elaborados en base a las recomendaciones del Ministerio de Salud.

La implementación de los protocolos será fiscalizada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), organismo descentralizado actuante en la órbita del Ministerio de Transporte. El organismo podrá pedir la intervención y también informes del “Comité de Crisis Prevención Covid-19 en el Transporte Aéreo”.

ANAC aprobará las programaciones horarias de los vuelos de cabotaje comercial, con la conformidad de los gobernadores y del jefe de Gobierno de la Ciudad. Para definir las frecuencias tendrán en cuenta la situación epidemiológica de cada zona del país.

Protocolos

En el aeropuerto habrá control de temperatura al ingresar, ingreso permitido solo a pasajeros y acompañantes para personas que lo requieran y uso de barbijo obligatoriamente tricapa. Además, deberán contar con señalética en pisos y paredes para mantener las distancias, acrílicos protectores en el check-in, dispensers de alcohol en general y un personal capacitado para respetar y hacer respetar las medidas de seguridad. Las salas VIP estarán cerradas y los embarques se harán de a grupos reducidos.

Los vuelos contarán con un sistema de aire acondicionado con filtros especiales. No habrá mantas, almohadas, auriculares ni servicio de snacks, ni revistas. En caso de haber un caso sospechoso de Covid-19, se solicitará asistencia médica voluntaria a bordo. 

En el desembarque se deberá considerar el protocolo de cada provincia y, en caso de vuelos internacionales, se deberá entregar completo y firmado el formulario solicitado por autoridades sanitarias.

El rol de las provincias

Meoni adelantó que la facultad para instrumentar la medida quedará a cargo de cada uno de los gobernadores, según la situación epidemiológica de los territorios, y las frecuencias, que estarán ligadas a la demanda. Además de la provincia de Buenos Aires, los distritos de Santa Fe, Córdoba, Tucumán y Mendoza presentan hoy los mayores casos diarios del nuevo coronavirus. “Habrá casos especiales de estudio“, alertó, en este sentido, el titular de la cartera de transporte.

La regulación de los micros de larga distancia quedará en manos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). Los protocolos de arribo a cada provincia también estarán bajo la órbita de los mandatarios provinciales, quienes, según afirmó Meoni, “están permeables a la recepción de vuelos“.

A través de dos mecanismos, el Ministerio de Transporte podrá realizar un seguimiento de los pasajeros ante cualquier contingencia -o infección por Covid-19-. Cada ticket -de avión, micro y tren- tendrá un Código QR, que establece una asociación al asiento del pasajero y, a su vez, a los códigos de su entorno familiar. Además, el Estado contará con listados que contienen información personal de los pasajeros.

La reactivación del turismo

El titular del área, Matías Lammens, reafirmó que habrá temporada de verano y especificó que en las ciudades con mayor concurrencia el gobierno nacional reforzará las medidas de contención sanitaria para cercenar la circulación del brote. El también ministro de Deportes afirmó que en esos sitios se construirán hospitales modulares para la prevención y se apuntalará el Plan Detectar.

Además, el ex presidente de San Lorenzo confirmó que este fin de semana se realizará una prueba piloto en Bariloche, a donde acudirán 500 turistas de la provincia de Río Negro para testear los protocolos propuestos por la Nación. En caso de que el resultado sea positivo, extenderán las evaluaciones a otras ciudades progresivamente. “Esperamos que en diciembre la situación sea mejor y nos permita ir abriendo paulatinamente la actividad”, expresó. El turismo aporta el 9% del PBI de la Argentina.

La actividad turística recibió la semana pasada una fuerte inyección estatal con vistas a la temporada de verano. En primer lugar, el plan PreViaje para reactivar las ventas logró que en los primeros días la compra de paquetes subiera un 50% respecto al nivel previo, con tres meses de parálisis.

Te recomendamos leer

El programa, sancionado por Diputados, ofrece a los pasajeros que contraten servicios en el 2020 poder utilizarlos el próximo año con la devolución del 50% del gasto. Según detalló Almundo, entre el 8 y el 12 de octubre se registraron un 228% más de reservas diarias que en la primera semana de octubre. “Es una herramienta que le va a suministrar liquidez al sector. Logramos capear la crisis de buena manera”, subrayó Lammens.

Además, este martes el gobierno nacional reglamentó la ley de sostenimiento y reactivación productiva del turismo nacional, que contempla medidas para el sector. Uno de los elementos más destacados de la norma será el bono de $20.000. El mismo será otorgado por el Estado a familias con ingresos no superiores a cuatro salarios mínimo, vital y móvil ($16.875), para que puedan utilizarlos en servicios turísticos.