Por el crecimiento de la desocupación, trabaja el Gobierno en un salvavidas para financiar PyMEs

El Canciller - Comentarios

Si un rebote económico justo antes de las elecciones presidenciales ilusionaba a los funcionarios de Cambiemos, la idea ya ha sido descartada: dentro y fuera de Casa Rosada, así como los informes de las consultoras privadas y el mismo FMI, avizoran la imposibilidad de que unos meses de crecimiento económico rieguen la arena electoral. En plena crisis, lo único que el oficialismo busca en materia económica es evitar los desbordes de algunas variables: el dólar, la actividad, la inflación y el desempleo.

A la espera de un nuevo índice de actividad económica correspondiente a diciembre de 2018, que el INDEC publicará este miércoles, en la Casa Rosada crece la inquietud por la inflación y la desocupación. La subida de los precios no sólo no bajó en enero -2,9%- sino que se estima que en febrero volvió a crecer, pese a la súper tasa del Banco Central, que redondea los 45 puntos porcentuales.

En las reuniones entre el presidente y sus ministros sobran caras de incertidumbre aunque unos pocos del núcleo duro del PRO aseguran una y otra vez que el camino es el correcto. En la reunión de Gabinete, el ministro de Producción Dante Sica deslizó la posibilidad de que la desocupación se sume a las variables que, cuando termine el mandato de Macri, muestren una caída respecto a la que dejó el kirchnerismo.

Por el congelamiento de la actividad económica, las empresas sufren grandes pérdidas y la capacidad instalada está en su peor momento en la década. Crecen las presentaciones de los proyectos preventivos de crisis, iniciativa a la que se quiso sumar incluso Coca Cola, y las olas de despidos sólo se evitan a través de una licuación de los salarios contra la inflación.

En consecuencia, el oficialismo trabaja en un plan de financiamiento para las PyMEs, aunque también presta atención a lo que sucede en compañías más grandes. El proyecto, que ya se llevó a cabo una vez el año pasado, contempla un lanzamiento de créditos subsidiados para las empresas a una tasa menos a la que rige en los mercados crediticios.

Además, el Indec difundirá esta tarde el Estimador mensual de actividad económica (EMAE) correspondiente a diciembre de 2018, que también reflejará cómo se comportó la economía del país durante todo el año pasado. Según los últimos datos publicados, correspondientes a noviembre, el  EMAE cayó 7,5% respecto al mismo mes de 2017; por su parte, el indicador desestacionalizado bajó 2,3% frente a octubre de 2018.

En la última difusión, las ramas de actividad con mayor incidencia en la contracción interanual del EMAE en noviembre de 2018 fueron “Comercio mayorista, minorista y reparaciones”, “Industria manufacturera” y “Transporte y comunicaciones”. En contraposición, los sectores “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura”, “Enseñanza” y “Servicios sociales y de salud” son los sectores con mayor incidencia positiva. Para la consultora privada Orlando Ferreres, la actividad económica bajó 5,9% en enero en comparación con igual período de 2018 y acumuló diez meses consecutivos de caída.