El peronismo alternativo, bajo la bandera de Alternativa Federal, es la fuerza de la oposición que aglutina más cantidad de gobernadores e intendentes. Aun así, los votos escasean: los principales sondeos muestran que, si Cristina se presenta, cualquier candidato del PJ dialoguista caería en la grieta y no sacaría más de 10 puntos. Para Urtubey, los números no son todos y él tiene chances de ser presidente.

Si bien en algún momento se especuló un salto al macrismo, el gobernador aseguró en una entrevista con el diario La Nación que el Gobierno ha sido un fracaso en lo económico y estuvo muy por debajo de las expectativas de la gente. En ese plano, propone "construir institucionalidad”, tener presupuesto plurianuales y bajar las cargas laborales para aumentar la competitividad.

Plantea su reforma política como lo más novedoso. De ser electo, buscará cambiar la forma en la que se elige el jefe de Gabinete, que para él debe ser designado y removido por el Congreso, para llegar a un sistema menos presidencialista y más parlamentario. En ese marco, también agrega la necesidad de utilizar más los mecanismos de democracia semidirecta y la primera prueba sería la despenalización del aborto, que se dirimiría en una consulta popular.

No ve como un impedimento no tener estructura en la provincia de Buenos Aires y recuerda que la mayoría de los que son fuertes en el territorio bonaerense después no llegan a la presidencia. Dentro de su fuerza, proyecta que deberá ir a una interna contra Sergio Massa, pero también invita a otros sectores a sumarse. Con el tigrense coincide en la necesidad de salir de la grieta e ir a un gobierno de unidad nacional pero, según el salteño, su propuesta es un modelo de país mucho más federal.

Con 22 años ocupando cargos públicos, remarca que si pierde seguirá trabajando en la construcción de un espacio político y en el sector privado. "En la medida en que la gente te vota, estás. Si no te vota, dejás de estar”, concluye.