Con el pronóstico de que Áxel Kicillof mantendría la diferencia de las PASO, los intendentes bonaerenses ensayan un reservado pedido para el exministro de Economía: dar marcha atrás a la ley que promulgó María Eugenia Vidal para evitar la reelección indefinida de los intendentes.

El pedido sobrevuela la escena. Aunque consideran que aún no es momento para elevárselo a Kicillof, los intendentes le llevarían la propuesta pasado el 27 de octubre.

La ley contra la reelección indefinida

Sucede que en 2023 entrará en vigencia la ley impulsada por la actual gobernadora, aprobada con los votos de los legisladores del Frente Renovador. La misma pone fin al sistema de reelección indefinida, fijando el límite en una sola reelección, tomando como punto de partida el 2015.

Según la nueva ley, si un intendente cumple ocho años de mandato, debe renunciar a una nueva candidatura y aguardar un término (cuatro años) para presentarse de nuevo.

Son varios los intendentes que acumulan años en el poder. Gustavo Posse, del radicalismo, lleva 20 años al frente de San Isidro, luego de suceder a su padre Melchor. Por parte del peronismo, Fernando Gray, suma 12 años en Esteban Echeverría; Mario Ishii, 16 en José C. Paz y Jorge Ferraresi, 10 en Avellaneda.