De esta manera, el gremialista enemistado con el Gobierno logró cerrar el mejor acuerdo paritario hasta el momento. Cabe destacar que la mayoría de los gremios acordaron a principios de año por un 15% de suba, cuando la inflación proyectaba a ser cercana al 20%. Sin embargo, debido a las corridas cambiarias y los golpes macroeconómicos que se produjeron, los precios subirán este año en una línea cercana al 30%, por lo que los primeros en acordar serán los grandes derrotados en términos salariales. Para compensar a estos gremios, el Ejecutivo habilitó por decreto la discusión de un puente adicional del 5%.

El acuerdo llega como respuesta al paro que Camioneros había anunciado para el martes y miércoles próximo que, luego de firmar el contrato, el gremio levantó. Sin embargo, el paro de la CGT, convocado para el 25 de junio, sigue en pie y el gremio que conduce Hugo Moyano adhirió.

"Hemos convencido a los empresarios y logramos un aumento de salario que acumulado supera el 25% y se aplica al básico y en todos los adicionales", sostuvo Moyano en una conferencia de prensa en la sede de Camioneros del barrio de Constitución. "Había negativas de toda naturaleza, inclusive expresados por los empresarios a quienes el Gobierno les transmitía que no iban a homologar acuerdos que superaran las metas que ellos habían propuestos, que en definitiva nadie sabe cuáles son", agregó.

"El aumento se logró y hay que pagarlo. Le guste al ministro, al Presidente, a Caputo. El aumento se logró y hay que pagarlo o que se atengan a las consecuencias".