Alberto Fernández, candidato a presidente por el Frente de Todos, busca aglutinar a la mayor cantidad de gobernadores de cara a las PASO del 11 de agosto. Ejerciendo un peronismo más moderado que su compañera de fórmula, Cristina Kirchner, confía en que por lo menos 14 mandatarios provinciales lo acompañen en la contienda electoral contra Mauricio Macri.

La noche del martes cenó con el gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti, mientras que este miércoles buscará la foto con un grupo mayor de caciques del peronismo. 

En primer lugar, Fernández almorzará con un grupo de gobernadores. Horas más tarde, visitará a los senadores nacionales del bloque del PJ. Entre los mandatarios provinciales, estarán el entrerriano Gustavo Bordet; el tucumano Juan Manzur; el chaqueño Domingo Peppo; el sanjuanino Sergio Uñac; y el riojano Sergio Casas; entre otros.

Juan Manzur y Sergio Uñac

Entre los senadores que lo visitarán por la tarde está Carlos Caserio, el cordobés y flamante presidente del bloque pejotista en el Senado, que abrió una interna con Schiaretti. Mientras que el senador anunció que acompañará a la fórmula de los Fernández, el gobernador electo decidió que irá a las presidenciales con lista propia y boleta corta.

El martes, en tanto, analizó junto al gobernador electo de Santa Fe el escenario político de cara a las PASO. "Nos comprometimos a trabajar juntos para que su provincia crezca y se desarrolle", explicó el postulante opositor. A través de redes sociales, el exjefe de Gabinete señaló: "Vamos a iniciar un tiempo que ponga fin a los desencuentros del pasado. Vamos a hacerlo entre todas y todos".

La semana pasada, cuando se dieron a conocer las nuevas autoridades del bloque peronista del Senado, con Caserio a la cabeza, Perotti ratificó su apoyo a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner. A su vez, la vicegobernadora electa, Alejandra Rodenas, participó el sábado pasado de una presentación del libro de la ex presidenta Cristina Kirchner en Rosario.