Los empresarios y ejecutivos que asistieron al 54° Coloquio de IDEA que tiene lugar en Mar del Plata dejaron en claro hoy lo que quieren del gobierno nacional y lo que esperan para los próximos meses. Con tibias expectativas de mejora económica para los siguientes seis meses, los directivos hicieron dos reclamos puntuales al presidente Mauricio Macri: bajar la inflación y controlar el gasto público. 

El objetivo del segundo pedido a la Casa Rosada es logar el "déficit cero" a través de la optimización del gasto del Estado. El sector empresario considera que el déficit fiscal es el principal problema de la Argentina y el origen de las dificultades económicas actuales. Para resolver la cuestión, plantean los ejecutivos que el Estado debe acomodar sus cuentas, sin subir los impuestos, que ya son -aseguran- lo suficientemente desproporcionados.

Estos reclamos que se escuchaban por lo bajo en los pasillos del hotel Sheraton, se materializaron en la tradicional encuesta que realiza D´Alessio Irol desde hace 24 años en el Coloquio de  IDEA. Participaron en esta oportunidad 232 empresarios socios de la entidad.

Entre los resultados más relevantes, el sondeo arrojó que la crisis afectó al 84% de las compañías, que aseguraron que en los últimos seis meses les fue "peor" de lo que esperaban. Atribuyeron esa caída a "la devaluación de la moneda, la caída del nivel de actividad, la baja del consumo, la falta de inversión, las elevadas tasas de interés y los cortes en la cadena de pagos". En tanto, solo un 7% evaluó que la situación fue "mejor". Entre ese grupo se enrolaron quienes coinciden con el diagnóstico de Cambiemos y valoraron el "acuerdo con el FMI, el aumento del dólar y la mejora en términos de intercambio". Además, creen en los esfuerzos del Gobierno por el "déficit cero" y aseguran "que no se podía retrasar más el ajuste".

Rentabilidad e inversión son otros dos puntos que para los empresarios no mejorarán en los próximos meses. El 50% estima que la rentabilidad caerá, contra el 22% que espera subas y el 28% que dice que seguirá en los mismos niveles. En tanto, solo el 18% proyecta inversiones, mientras que el 43% dice que continuará igual y el 39% que bajará.

Pero no todo es pesimismo. Hay expectativas de mejora, aunque moderadas, para los próximos meses. El 51% de los ejecutivos indicó que crecerá su actividad (el 41% cree que quedará igual y el resto que disminuirá), mientras que el 56% se mostró optimista sobre la recuperación de la economía en líneas generales.

"La crisis fue mucho más fuerte de lo que se esperaba y nadie pudo prever que la devaluación sería de la magnitud que fue y la recesión tampoco", analizó el economista Miguel Kiguel, presente en la presentación de las conclusiones.